Cenizas cubren hasta la campaña electoral

Edición Impresa

El plan de asistencia a distritos patagónicos que lanzó Cristina de Kirchner para paliar las pérdidas generadas por las cenizas del volcán chileno Puyehue desató críticas de algunas autoridades gubernamentales, legisladores de la oposición, empresarios y ruralistas por el acotado alcance de las medidas y, en el caso de Chubut, por una supuesta discriminación contra la provincia.

A un mes de la erupción que complica a extensas zonas del país, el pasado lunes la Presidente anunció un paquete de medidas de corte impositivo, crediticio y de apoyo financiero sectorial y para obras, con la presencia de los mandatarios Jorge Sapag (Neuquén) y Miguel Saiz (Río Negro). Precisamente, fue el propio Sapag el encargado de confirmar luego las carencias del anuncio: «La Presidente me pidió que complemente su discurso, ya que sabe que se olvidó de muchos». «Nación enviará un fondo de $ 1,5 millón y otro de $ 1 millón para piscifactoría y productores lanares afectados en Neuquén», retransmitió Sapag.

La ayuda alcanzó a las neuquinas Villa La Angostura y San Martín de los Andes y las rionegrinas San Carlos de Bariloche e Ingeniero Jacobacci, entre otras localidades.

Presuroso, el gobernador chubutense Mario Das Neves -candidato a vicepresidente de Eduardo Duhalde- denunció que la iniciativa excluyó de manera discriminatoria a habitantes de poblaciones de su provincia como Gan Gan, Gastre y Lagunita Salada.

«Es una provocación que ni siquiera haya mencionado a estos pobladores, a quienes nosotros desde el 5 de junio estamos atendiendo», dijo, además de recalcar que «el Gobierno nacional sabe perfectamente de la situación por la que están atravesando».

«Nuestros legisladores plantearon el tema en el Congreso de la Nación y el ministro de Industria, Agricultura y Ganadería, Leonardo Aquilanti lo informó ante las autoridades que corresponden», remarcó Das Neves (de actitud crítica, a diferencia de Saiz y Sapag).

En paralelo, los intendentes de Bariloche y de Villa La Angostura, el radical Marcelo Cascón y el vecinalista Ricardo Alonso respectivamente, consideraron que los anuncios de la Casa Rosada «no alcanzan».

Para Cascón, «falta mucho», sobre todo «desde lo económico». En ese sentido, apuntó por caso a la decisión de la jefa de Estado de distribuir 12 mil planes del Programa de Recuperación Productiva (REPRO), de mil pesos cada uno, para evitar que haya despedidos en el sector privado de Río Negro y Neuquén.

«El monto está bastante por abajo de lo pedido», lamentó Cascón, además de criticar que no hubo anuncios en materia de envíos de Aportes del Tesoro Nacional (ATN), de reducción del precio del combustible vía subsidios ni tampoco créditos blandos a tasa subsidiada para pymes.

En sintonía, Alonso también cuestionó el monto de los REPRO. «No son suficientes: necesitamos aportes urgentes de fondos frescos y equipamiento para mantener hasta agosto las fuentes de trabajo, ya que nuestra ciudad es la que más sufre y su actividad para las 14.000 personas afectadas al turismo no es reconvertible», enfatizó.

Por su parte, el titular de la Cámara de Turismo de Bariloche, Daniel García, consideró que el plan oficial «no alcanza» para hacer frente a las urgencias de la turística ciudad. «Que no le queden dudas al Gobierno que las necesidades de Bariloche son otras y más», remarcó.

En esa línea, resaltó que el sector esperaba que los planes REPRO tuvieran un monto mínimo de «entre 1.500 y 2 mil pesos» y se quejó de que los mil pesos están «lejos de las necesidades del empresariado para sostener el empleo».

En paralelo, el director ejecutivo de la Confederación de Sociedades Rurales de Buenos Aires y la Pampa (CARBAP), Alfredo Rodes, evaluó que «la cifra contribuirá a paliar mínimas necesidades» y que «la reconstrucción llevará un cálculo mucho más relacionado a las pérdidas que están ocurriendo». Hizo referencia así a la asistencia de $ 10 millones para atender las necesidades de 1.400 productores afectados.

En esa línea, el diputado nacional Christian Gribaudo (PRO) afirmó que ese anuncio «parece estar totalmente desconectado del desastre que padece la región».

«Hace más de quince días que presenté un proyecto de ley pidiendo la asistencia económica urgente no sólo para los municipios afectados de Río Negro sino también para los de Chubut y los de Neuquén», agregó, además de remarcar que allí pidieron «500 millones de pesos para afrontar las acciones de asistencia y reconstrucción productiva de las economías afectadas en dichas zonas».

Parte de esta insatisfacción se vio reflejada incluso en el propio acto, y el blanco fue el senador nacional justicialista Miguel Ángel Pichetto, quien recibió quejas respecto de que los beneficios no alcanzaron a los trabajadores eventuales.

Dejá tu comentario