Ciccone: Gobierno se asegura voto opositor

Edición Impresa

El kirchnerismo avanzó ayer sin problemas y emitió el dictamen del proyecto paran expropiar la Compañía de Valores Sudamericana, más conocida como ex Ciccone, por lo que el proyecto quedó listo para ser votado el miércoles en el recinto.

El oficialismo no aceptó ninguno de los pedidos de la oposición, especialmente que se citara a Hernán Lorenzino y a Alejandro Vandenbroele, director de la impresora. Lo habían pedido en la reunión de ayer el radical Gerardo Morales y el socialista Rubén Giustiniani cuando solicitaron una postergación de la firma del dictamen para dar lugar a esas citaciones junto con la del secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa.

Pero el oficialismo se llevó otro premio de esa reunión de las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Presupuesto y Hacienda en el Salón Azul. Aunque la oposición cuestione la falta de información sobre los accionistas de la empresa que se va a expropiar, en el recinto las posiciones en contra no estarán unificadas.

Por ejemplo, Luis Juez, del Frente Amplio Progresista y el salteño Juan Carlos Romero, del Peronismo Federal, ya anunciaron que votarán a favor, simplemente porque tienen presentados proyectos de expropiación similares al que envió Cristina de Kirchner al Congreso. A Romero, además, lo acompañará su comprovinciana Sonia Escudero.

Un dilema similar tendrá el radicalismo pero en Diputados, ya que en esa Cámara, Ricardo Gil Lavedra también presentó un proyecto propio de expropiación.

No habrá entonces invitados, citaciones o más debates en el Senado sobre este tema, salvo por lo que se diga en la sesión del miércoles. Y ayer en las comisiones se escucharon algunos anticipos.

Aníbal Fernández, por ejemplo, llevó adelante el libreto oficial: «Este proyecto busca recuperar la soberanía monetaria. Durante mucho tiempo se ha intentado menoscabar esa institución para tercerizar el servicio».

«Misteriosamente, la Casa de Moneda perdía licitaciones por centavos, siempre en manos de Boldt», insistió Aníbal F.

Otro de los temas que exigió la oposición fue contar con un informe de la AFIP y la auditoría, no la SIGEN, sobre las deudas que mantiene la ex Ciccone.

Fernández lo intentó suplir: «Le debe a la AFIP 245,2 millones de pesos», dijo. Sumado a otro plan de pagos sin cancelar «el monto total son 250 millones de pesos, que es lo que se va a tener en cuenta cuando se tase la empresa».

El mendocino Ernesto Sanz se encargó de anunciar que el radicalismo no apoyaría con el voto: «Con Aerolíneas Argentinas e YPF se sabía a quién se iba a expropiar, en el primer caso era Marsans y en el segundo era Repsol, pero aquí no tenemos información. Se está proponiendo una estatización absolutamente diferente a esos dos casos. Aquí el Estado no está ausente, porque es el único que puede fabricar billetes. Y no hemos conseguido la más mínima información sobre la empresa desde que estalló el escándalo Ciccone», dijo.

Juez lo siguió: «Estoy muy incómodo porque escucho al senador Sanz y estoy de acuerdo. Pero yo presenté un proyecto similar hace 113 días y tengo que acompañarlo».

Dejá tu comentario