Clases: buscan destrabar paros en diez provincias

Edición Impresa

• PARTE DE LOS GOBERNADORES DISEÑAN NUEVA PROPUESTA SALARIAL PARA DOCENTES

En medio de un comienzo de clases que ayer que se vio empañado por los paros en una decena de provincias, parte de los gobernadores de los distritos afectados afinan los cálculos para retomar el diálogo con los maestros y diseñar una remozada oferta salarial que permita terminar con las medidas de fuerza, que afectaron a cerca de 2,8 millones de chicos (casi el 25% de los estudiantes del nivel inicial y primario del país).

En cambio, unos cinco millones y medio de alumnos volvieron ayer a las aulas en la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires, tras los incrementos ofertados en la noche del jueves por los macristas Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, del 35,6% ($ 11.372 en agosto) y del 34,6% ($ 9.801 en julio) respectivamente, incluidos los fondos nacionales.

Vidal dio ayer el puntapié inicial al ciclo lectivo 2016 en una escuela del partido bonaerense de Lanús junto al presidente, Mauricio Macri, y al ministro de Educación nacional, Esteban Bullrich.

Allí el Presidente -quien en el ingreso se topó con una manifestación de "docentes y trabajadores de la educación" con reclamos salariales y laborales- agradeció a los gremios que "tuvieron voluntad de diálogo" en el marco de las paritarias. En sintonía, Vidal resaltó "el valor del diálogo en el inicio del ciclo lectivo".

El telón de fondo fue un paro de ATE que no impactó en el movimiento escolar, y cruces mediáticos entre el Gobierno y los maestros bonaerenses en torno a la posibilidad de reabrir la paritaria a mitad de año en función de la marcha de la inflación, que en el Gobierno de Vidal entienden que no será necesaria gracias a la política antiinflacionaria que lleva adelante la Casa Rosada.

Por de pronto, y pese a que finalmente en la noche del jueves quedó cerrada la paritaria docente nacional -con una suba en el piso salarial del 40,3%, para llevarlo a $ 8.500 en julio-, casi la mitad de los mandatarios no pudieron cerrar los entendimientos locales.

En esos distritos, el esquema consensuado entre Nación y provincias en pos de incrementos con un tope del 25% con fondos locales más aportes nacionales para llegar al 30% o 32% se topó con el muro de los reclamos sindicales de aumentos de entre el 35% y el 40%.

Por eso ayer el calendario de protestas marcó el inicio de una huelga de 48 horas en Santa Fe, Neuquén, Santa Cruz, Chaco y Tierra del Fuego; y el desarrollo de un paro de 24 horas en Córdoba, Mendoza, Entre Ríos, Chubut (pese a la conciliación obligatoria) y Catamarca (en rigor, con paro parcial de Ateca).

En Santa Fe, ayer el Gobierno del socialista Miguel Lifschitz confirmó que harán mañana una propuesta superadora a los maestros que están de paro, tras el rechazo a la suba del 30,5% en dos tramos.

Por su parte, desde Córdoba, el gobernador peronista Juan Schiaretti aseguró que "la provincia siempre está abierta al diálogo, que lo cortó el sindicato de educadores".

"Trataré de recuperar el diálogo, el trabajo sobre la propuesta técnica", sostuvo el ministro de Educación cordobés, Walter Grahovac.

Los escenarios más tensos se vivieron en Chubut y en Mendoza. "La conciliación obligatoria es un instrumento de la democracia que se violó, dijo el patagónico Mario Das Neves. "El Estado no tiene un bolsillo de payaso", advirtió el cuyano radical Alfredo Cornejo, quien no descarta otorgar el aumento del 22,6% por decreto.

Dejá tu comentario