Con condiciones para seguir

Edición Impresa

Fueron 136 minutos, y la conferencia de prensa de Marcelo Bielsa tuvo tantos puntos para destacar, que sería imposible hacerlo en el formato de un periódico.

Lo que pareció en la previa una salida casi similar a aquella de la falta de energía de septiembre de 2004, sin embargo fue una gran muestra de apoyo para quien todavía es el presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional, Harold Mayne-Nicholls, el dirigente que en algún momento se encolumnó detrás del proyecto de Bielsa como seleccionador de Chile.

«El día que la conducción que encabeza Harold abandone la gestión, yo dejo mi cargo. Y mientras él continúe, yo también». La frase la soltó cuando ya había pasado la primera hora y media del discurso, ya que recién aparecieron las preguntas de los periodistas presentes en los últimos veinte minutos, hasta ahí el monólogo tuvo de todo: fútbol, organización, autocrítica y hasta se permitió romper algunas de sus blindadas vivencias puertas adentro de la gestión.

El fútbol chileno elige hoy al hombre que presidirá la Asociación por los próximos cuatro años, los candidatos son el propio Mayne-Nicholls y el opositor, nacido en España, Jorge Segovia, actual presidente de Unión Española y que cuenta con el apoyo de la mayoría de los clubes grandes trasandinos que se han transformado en sociedades anónimas manejadas por los empresarios de los grupos inversionistas más grandes de Chile. «Sé perfectamente que no puedo ni voy a trabajar en común con el señor Segovia», dijo el entrenador argentino. El desacuerdo de Bielsa con el empresario es por pertenecer al directorio del futuro Canal del Fútbol, la señal televisiva exclusiva para transmitir los partidos, lo cual lo pondría de ambos lados del mostrador a la hora de repartir los derechos televisivos entre las entidades futbolísticas de Chile.

«Uno no debe involucrarse afectivamente con quien a uno lo emplea», dijo Bielsa, y una hora después se contradijo al mostrar el apoyo para el actual presidente de la Asociación. ¿O acaso Bielsa no puede ser contradictorio?

Dejá tu comentario