Con gran nivel, Argentina goleó a Emiratos Árabes en la prueba final

Edición Impresa

En la antesala mundialista, la Selección cumplió desplegando un muy eficiente juego por momentos y con individualidades que sobresalieron, como Di María, Acuña y Paredes.

El Seleccionado argentino se lució con una goleada por 5-0 sobre Emiratos Árabes Unidos en el último amistoso antes del debut en el Mundial de Qatar, el próximo martes.

El campeón de América hizo la diferencia en el primer tiempo con los goles de Julián Álvarez (16m.), Ángel Di María en dos oportunidades (24m. y 35m.) y Lionel Messi (44m.), que completó todo el partido y, en el complemento, con varios cambios, jugó con una intensidad menor, pero igual aumentó la ventaja por intermedio del ingresado Joaquín Correa, a los 14 minutos.

La Argentina cumplió ante un débil seleccionado dirigido por el argentino Rodolfo Arruabarrena y pasó la última prueba, a menos de una semana del debut, sin lesionados y sin exigir a jugadores que no estaban en un 100%.

Además, el triunfo sirvió para prolongar el invicto de la “Scaloneta” que ya lleva 36 partidos y quedó a uno de la histórica marca de Italia.

Scaloni había avisado que no quería correr ningún riesgo a pocos días del estreno mundialista contra Arabia Saudita pero este amistoso, por momentos con clima de práctica con público, le sirvió para sacar algunas conclusiones.

A Di María le alcanzaron 45 minutos para demostrar que es clave en este equipo, marcó dos golazos y le puso un gran pase a Messi que terminó en el primer gol argentino que marcó Julián Álvarez.

Messi, a media máquina, confirmó una vez más su compromiso al jugar todo el partido, asistió a Julián Álvarez en el primer gol y sobre el final del primer tiempo convirtió el 4-0 con una gran definición de derecha para sumar un grito más con la camiseta nacional.

Las principales novedades en el seleccionado se produjeron en la defensa ya que Juan Foyth ocupó el lateral derecho, Nicolás Otamendi pasó a ser el primer marcador central y Lisandro Martínez, una garantía como variante, se metió en el equipo ante la ausencia de Cristian “Cuti” Romero, desafectado hasta del banco de suplentes.

En el lateral izquierdo, Marcos Acuña también mostró un buen nivel tras haber estado en duda por una molestia muscular y asistió de manera brillante a Di María en el segundo gol.

Pruebas

Alexis Mac Allister, finalmente, fue el elegido para ocupar el puesto de volante interno por izquierda que ocupaba el desafectado por lesión Giovani Lo Celso y si bien no desentonó no dejó la sensación de adueñarse del puesto para el futuro. El mediocampo lo completaron dos históricos en la era de Scaloni. Rodrigo De Paul, que siempre juega el partido sin bajar su ritmo y con una prodigalidad admirable, y Leandro Paredes, con una gran presencia en la zona central y mostrando una inteligente distribución del juego.

En la delantera, Julián Álvarez aprovechó la oportunidad en reemplazo del goleador Lautaro Martínez y fue el encargado de abrir el marcador tras asistencia de Messi.

Di María -por lejos la figura del partido- amplió la ventaja con dos golazos, el primero con una gran volea de primera tras centro de Acuña y el segundo con una serie de gambetas en el área chica.

Para completar el show de la primera etapa apareció el gol de Messi con una precisa definición con un tiro cruzado con la pierna derecha.

Para el segundo tiempo, el cuerpo técnico de Scaloni aprovechó para hacer pruebas de cara a la Copa del Mundo. De entrada realizó cuatro cambios con los ingresos de Gonzalo Montiel, Nahuel Molina, Germán Pezzella y Joaquín Correa.

Con estas variantes, el equipo pasó a defender con una línea de cinco con Montiel y Molina como carrileros por derecha e izquierda, respectivamente.

A los 5 minutos, Enzo Fernández entró por Julián Álvarez y el mediocampo quedó con el ex River, Paredes y De Paul. Messi siguió suelto y el “Tucu” Correa quedó como único delantero.

Luego de un pequeño susto con un tiro al travesaño y una atajada del “Dibu” Martínez, la Argentina encontró el quinto gol con el ingresado Correa que, con algo de suerte, definió tras un gran pase de De Paul, el motor del Seleccionado que jugó con la seriedad acorde de un partido de Mundial.

La nueva defensa tuvo algunas dudas y fue lo más flojo del segundo tiempo, en el que Emiratos Árabes creció un poco más e inclusive tuvo la oportunidad de descontar, pero primero Martínez y luego Pezzella en la línea salvaron la valla invicta.

La Argentina cumplió con su parte y trasladará su ilusión a Doha, donde a partir de hoy comenzará a trabajar para el debut del próximo martes 22 ante Arabia Saudita en el estadio Lusail, el mismo escenario en el que sueña estar en la final del 18 de diciembre a las 12 del mediodía de nuestro país.

Dejá tu comentario