¿Confesión?: Irán nombra calle con acusado por AMIA

Edición Impresa

Teherán - El régimen islamista iraní decidió ayer concederle el nombre de una calle de Teherán a uno de los principales jefes militares del grupo chiita libanés Hizbulá, Imad Mu-ghniye, supuesto responsable intelectual de los atentados a la AMIA (1994) y a la Embajada de Israel en Buenos Aires (1992), así como de otros ataques terroristas de gran magnitud.
La calle en honor al terrorista libanés une otras dos polémicas arterias de Teherán dedicadas a la memoria del egipcio Jaled al Islambuli, asesino del presidente de su país Anwar al Sadat, y el también terrorista Ahmad Qasir.
Mughniye fue asesinado en un atentado en febrero de 2008 en Damasco. Ante ello, el Gobierno israelí de Ehud Olmert no reconoció la acusación de ser responsable de esta muerte emanada del movimiento Hizbulá.
Conmoción
El libanés era uno de los líderes históricos del brazo armado de esta organización y responsable de su Inteligencia externa, por lo que su muerte, a los 46 años -había nacido en un pequeño poblado del sur del Líbano llamado Tayr Diba- causó conmoción en su país y en Siria.
Sobre él pesaba un pedido de captura emitido por la Justicia argentina por su presunta responsabilidad en el atentado a la mutual judía ocurrido en 1994. Según el fiscal Alberto Nisman, Mughniye fue el responsable de armar los grupos operativos que actuaron en los atentados, bajo órdenes del Gobierno iraní.
Este terrorista habría tenido activa participación en otros atentados, especialmente contra blancos norteamericanos, por lo que Estados Unidos llegó a ofrecer u$s 5 millones por su captura.
En Beirut
En 1984, un doble atentado con camión bomba supuestamente planeado por él mismo cuando se recuperaba de heridas en un hospital de Beirut, segó la vida de 276 marines estadounidenses y 56 paracaidistas franceses en la capital libanesa. EE.UU. también lo consideró responsable del desvío de un avión de TWA en 1985, que unía Atenas con Roma. Por su parte, Israel sospecha que fue el autor intelectual del secuestro de dos soldados en 2006.
Tras su asesinato, el régimen iraní le ofreció sepultura en el denominado cementerio de los mártires, junto a la tumba del gran ayatolá Jomeini, donde tiene una lápida de mármol negra.
Además, las autoridades iraníes publicaron un sello postal en memoria de Mughniye, cuyo rostro decora hasta alfombras en Teherán.
Irán tuvo activa participación en la creación y entrenamiento de Hizbulá. La formación militar corrió a cargo de los guardianes de la revolución iraní y se llevó a cabo en territorio libanés, concretamente en el valle de la Bekaa, este del país.
Agencia EFE

Dejá tu comentario