Congreso: PJ desconfía del “hot summer” por efecto RCP a expresidenta

Edición Impresa

• PORCIÓN DEL JUSTICIALISMO CREE QUE PARTE DEL PACK ECONÓMICO PUEDE SER VOTADO ANTES DEL 10-12
El peronismo “friendly” considera como escenario ideal una derrota de la exjefa de Estado el 22-O y el Parlamento sin sesiones extraordinarias para evitar misiles anti K. Críticas por regalo de Cambiemos.

Cambiemos está envalentonado. Revolea semáforos verdes de economía, celebra pobreza en descenso y mueve encuestas que auguran mejores resultados que los del 13-A para el 22-O, con la frutilla de una victoria en provincia de Buenos Aires ante la nueva "peronista" Cristina de Kirchner. El lunes pasado, Casa Rosada diagramó un "hot summer" de proyectos económicos a tratarse con la nueva composición de legisladores y en sesiones extraordinarias. Sin embargo, el justicialismo "friendly", que ayudó al oficialismo desde diciembre de 2015 a sacar leyes, considera que la actividad veraniega será un regalo hacia la expresidente, que tendrá vía libre desde su banca para lanzar misiles tanto al Gobierno como hacia dentro de su propio bloque, si es que no conforma uno nuevo.

Atento a esta situación, un operador top del justicialismo deslizó ante Ámbito Financiero la "incomodidad" que representa esta situación, con la ya anticipada disputa que tendrá la exmandataria con el jefe del bloque FpV-PJ en el Senado y delegado premium de los gobernadores peronistas, Miguel Pichetto. El rionegrino no sólo es hoy un nexo clave entre oposición y Gobierno, sino que corrigió varios proyectos arañados por el serpenteante líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

"Los números hoy están. En Diputados el PJ va a crecer, y en esa cámara también hay massistas que trabajarán con nosotros de cara a futuro, ya que una fusión debería ser casi natural. Cambiemos espera la nueva conformación para arreglar con gobernadores y fuerzas silvestres, pero lo que no se entiende es lo siguiente: ¿cómo hicieron para aprobar todo lo que tuvieron que sacar en estos dos años? Sólo hubo un problema con la reforma electoral...", se sinceró ante este diario un experimentado cabalgador justicialista.

El debate sobre sancionar o no el pack económico antes de diciembre tiene justificación. "Algunas leyes ya están presentadas, y después de las elecciones de octubre tenés 40 días. Eso sí: ya sea previo o post arribo de Cristina, necesitás una sola negociación, una especie de 'all inclusive' presupuestario, fiscal y tributario", señalaron desde el PJ.

Por ahora, y tal como se advirtió durante la presentación del Presupuesto 2018 que hicieron en Diputados los ministros de Hacienda y de Finanzas, Nicolás Dujovne y Luis Caputo, respectivamente, la negociación en esa cámara se inició con el tridente conformado por el recién casado Nicolás Massot (PRO), Diego Bossio (PJ) y el massista "racional" Marco Lavagna. De hecho, los últimos dos fueron quienes hicieron las consultas más atinadas durante ese convite.

La terminal final de esa cámara es su presidente, el peronista con témpera PRO Emilio Monzó, quien luego pincela sintonía con Pichetto y con el titular provisional del Senado, Federico Pinedo, que con trabajo de hormiga -además, pone el hombro ante el festín de sollozos de legisladores- pudo llenar no sólo el vacío político que dejó desde el inicio de gestión la vicepresidente, Gabriela Michetti, sino también el cumplimiento del reglamento durante las sesiones.

Por otra parte, los operadores tomaron nota en las últimas horas de la nueva "peronización" del camporismo. No sólo es evangelizado por la expresidente: durante gran parte de las reuniones de comisiones de esta semana consumadas en el Senado, el camporismo no habló de 12 años kirchneristas sino de "gobiernos justicialistas". Atrás quedó, hasta nuevo aviso, "acá tenés los pibes para la liberación".

En medio de todas estas trifulcas, el PJ debe frenar su caída libre y recomponer un liderazgo hoy invisible si es que le interesa salvar las provincias que hoy comanda. Mientras tanto, el Gobierno disfruta la virulencia K y festeja cada comentario de Cristina.

Dejá tu comentario