Corte revive pesquisa por embajada y pide arrestos

Edición Impresa

 La Corte Suprema de Justicia ordenó ayer la captura internacional del agente de Hezbollah, Hussein Mohamad Ibrahim Suleiman y reiterar la de José Salman El Reda, también ligado a la organización terrorista, en el marco de la causa por el atentado a la Embajada de Israel.

Un fallo de alto contenido simbólico especialmente si se considera la polémica que se desatara a comienzos de este año cuando Ricardo Lorenzetti sostuvo que la causa que investiga el atentado a la embajada ya era "cosa juzgada".

Fue en episodio incómodo hacia el interior de la Corte porque en el exterior se interpretó como una gaffe, algo curioso para la planificación que conllevan los discursos del titular de la Corte. A las pocas horas quien profundizó fue Augusto Belluscio, exministro de la Corte que dijo que "no puede haber cosa juzgada porque nunca se investigó nada".

Ayer, el máximo tribunal revivió la saga con las firmas de los ministros Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Carlos Fayt y Juan Carlos Maqueda.

Las firmas de Fayt en esta trama, en rigor, siempre requieren una atención especial porque su historia con este expediente es turbulenta. El ministro decano fue recusado por supuesta falta de parcialidad, trámite que se concretó a finales de los 90 cuando el juez comenzaba a abonar la idea de que el caso ya estaba aclarado. Años antes, el juez Adolfo Vázquez había sido recusado cuando sustentó la hipótesis de que el atentado había sido perpetuado por un grupo de ciudadanos israelíes que buscaban frustrar las negociaciones por la paz en Medio Oriente.

Investigación


Desde 2005, la Corte investiga a Hussein Mohamad Ibrahim Suleiman como agente operativo de la organización terrorista Hezbollah e integrante de la agrupación Jihad Islámica: según la instrucción del caso, el nombrado habría ingresado a la Argentina a principios de 1992 los explosivos que fueron utilizados en el atentado a la sede diplomática israelí. Recién en septiembre de 2015 la Embajada de Israel en Buenos Aires, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, confirmó la información antes detallada, en virtud de lo cual se ordenó la captura internacional.

Con secreto de sumario, sin pistas firmes ni detenidos, hace ya 23 años que la Corte Suprema de Justicia tiene a su cargo la investigación de aquel brutal atentado contra la sede diplomática.

El caso fue reactivado, tras un largo silencio, recién en 2005. Actualmente se encuentra bajo la órbita del secretario de Derecho Penal de la Corte, Esteban Canevari.


El expediente 143/1992 ingresó al cuarto piso el 24 de marzo de 1992. Desde entonces está caratulado "sumario instruido en la Comisaría 15ª por averiguación de los delitos de explosión, homicidio y lesiones calificadas y daños con motivo del atentado a la Embajada de Israel".

Dejá tu comentario