Coscia: “Nadie se opone al futuro Instituto del Libro”

Edición Impresa

«Puedo asegurar que muy pronto tendremos un Instituto del Libro del mismo modo que tenemos un Instituto de Cine» dijo a este diario el flamante Secretario de Cultura de la Nación, el cineasta Jorge Coscia, poco después de finalizada la peronistamente colorida ceremonia en la que presentó, anteanoche, a su elenco de colaboradores. «No entiendo por qué han circulado versiones que señalaban que la Cámara de Publicaciones no estaba de acuerdo con esto. La Cámara de Publicaciones, al igual que la Cámara del Libro, vienen trabajando conmigo desde hace un año en este proyecto. Nadie se opone, todo lo contrario», enfatizó.

Periodista: ¿Y cuál es el objeto principal de la creación de este Instituto?

Jorge Coscia: La protección editorial y de la cultura del libro en toda la Argentina, la defensa y el sostén de las editoriales pequeñas, las de ediciones para niños, las editoras de libros de arte, los pequeños sellos provinciales que están desprotegidos. Este instituto no se va a ocupar de los escritores sino de las editoriales. Año tras año escuchamos críticas y lamentos en la Feria del Libro y mi gestión se propone llevar justicia a la actividad. El libro no paga IVA pero sí lo pagan sus insumos, cada vez más caros. En consecuencia, queremos que los editores descarguen el valor del IVA de ganancias, a cambio de una pequeña cuota fiscal. Eso aportará un gran alivio y sostendrá más la industria.

El nuevo elenco de Coscia está compuesto por el músico José Luis Castiñeira de Dios (Dirección nacional de Arte), Rodolfo Hamawi (Industrias Culturales), Mónica Guariglio (Política Cultural y Cooperación Internacional), Valeria Cerón (Acción Federal), Alberto Petrina (Patrimonio y Museos), Alejandra Blanco (Jefe de gabinete), Marcela Carrillo (Legal y Técnica) y Fabián Blanco (asesor general).

P.: Algunas versiones indicaban que ni Rubén Stella ni María del Carmen Bianchi aceptaron los cargos que usted les propuso para la subsecretaría de Industrias Culturales y Gestión Cultural. ¿Por qué no quisieron?

J.C.: Nadie ha rechazado nada. Yo no me puedo hacer cargo de esas versiones y si ellos no están es porque yo no les ofrecí nada. No entiendo por qué se especula con eso. Por Rubén Stella, que además también fue secretario de cultura de la nación, siento un gran respeto y me une desde hace años una fuerte amistad.

P.: Su antecesor, José Nun, le detuvo al director de Bellas Artes, Guillermo Alonso, la compra de «La pesadilla de los injustos», de Antonio Berni, por poco menos de 500.000 dólares, pese a que los fondos lo permitían. Temía, como él dijo, que el Museo entrara en «default» ¿Qué va a hacer usted?

J.C.: Justamente mañana [por hoy] me voy a reunir con Alonso y trataremos este tema. Lo único que puedo decir ahora es que seré muy respetuoso de las autonomías de cada dirección, y que si efectivamente los fondos están disponibles y el procedimiento es correcto, no veo que haya problemas.

P.: Bien, autorizará entonces la operación.

J.C.: No digo eso, digo que se va a analizar de acuerdo con lo anterior. Mire, uno de los graves problemas de la administración es que cada vez que llega un funcionario reabre todo lo que hizo el precedente. Eso hace perder tiempo y para el Estado resulta muy oneroso. Este es un caso especial.

P.: ¿Cuál es el fundamento para la creación del Instituto de Cultura Argentina en el exterior?

J.C.: Ese es uno de los objetivos, junto con la creación de una Ley Federal de Cultura, que más buscará nuestra gestión. Venimos trabajando desde hace tiempo en darle un perfil a ese instituto con Jorge Alemán, el agregado cultural en España. Para la difusión y enriquecimiento de la cultura argentina es básico tener una representación permanente en el exterior. Institutos similares, como el Cervantes, o lo que era el ICI, lo tienen otros países, lo tiene España, Francia, Brasil, en fin.

P.: Y desde luego tendrá sede en España.

J.C:: Es probable pero no está decidido aún. Lo prioritario es el establecimiento de una entidad jurídica que sostenga el funcionamiento de ese instituto, que será el ICA.

Otro de los funcionarios convocados por Coscia es Julián Copecek, que estará a cargo de la Unidad del Bicentenario, uno de los desvelos de la Presidente Cristina de Kirchner. Tanto es así, que hoy el Secretario de Cultura, como para empezar a motorizar el emprendimiento, recibirá un decreto firmado por la Primera Junta el 26 de mayo de 1810, donde se ordena a los cuerpos militares de Buenos Aires prestar juramento de fidelidad al rey Fernando VII.

Coscia lo recibirá a las 15 en la Secretaría de Cultura por parte de representantes de la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos. Este documento es una de las pruebas de lo que los historiadores argentinos denominaron «la máscara» del monarca español, que da cuenta de la actuación de los revolucionarios de mayo bajo la máscara de Fernando VII para impulsar la independencia, y que luego tendrá como destino el Museo Histórico Nacional con el fin de exhibirla durante las actividades del Bicentenario. Tal vez a ese mismo concepto se haya referido el funcionario cuando dijo, durante el acto de anteanoche, que pese a su militancia peronista su gestión no excluiría otras ideologías «salvo las que se enmascaran».

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora