Cristina-Peralta, en crisis por pseudoespionaje

Edición Impresa

Sólo hubo un giro semántico: lo que inicialmente se calificó de «espionaje» ayer el Gobierno nacional lo consideró «monitoreo». Un eufemismo que no le quita volumen a la crisis que enfrenta a Cristina de Kirchner con el gobernador Daniel Peralta.

El paso de la Presidente, el fin de semana, por Río Gallegos elevó la tensión entre los K y Peralta por encima de los chispazos políticos y la urgencia económica. Ocurre, además, cuando el gobernador pide fondos para poder pagar los sueldos de agosto.

El festival de desmentidas y ratificaciones aportó turbulencia. En un duelo de comunicados de prensa, el Gobierno provincial consideró «maliciosas» las versiones de espionaje mientras el Ministerio de Seguridad insistió que hubo un «monitoreo» de los movimientos de la Presidente.

No terminó ahí. La ministra de Gobierno santacruceña, Paula Knoop, según un comunicado emitivo desde la provincia sureña, se «comunicó» con el secretario de Seguridad, Sergio Berni, para «acordar un protocolo» para la custodia de la Presidente en caso que deba intervenir la Policía provincial.

No duró mucho. Al rato, la cartera que conduce Nilda Garré, consideró «falaces» las afirmaciones de la funcionaria de Peralta y ratificó que la custodia de la Presidente es exclusividad de fuerzas federales.

El texto va más lejos: intima a la cartera que conduce Knoop a «abstenerse de monitorear los movimientos de la primera mandataria, mientras la misma se encuentre en dicha provincia realizando actividades privadas».

El espadeo aportó otros matices. La acusación de espionaje le abrió la puerta al Gobierno de Peralta para retrucar que por un decreto del gobernador se desactivó el Departamento de Informaciones Policiales (DIP).

Es una bomba sucia porque aclara que, en ese acto, el santacruceño «derogó una legislación de hace más de 30 años, dejando sin efecto el funcionamiento del DIP». Es decir: ese organismo estuvo vigente durante la larga permanencia de Néstor Kirchner en el poder provincial.

Hay otra referencia al expresidente fallecido, en este caso explícita.

«La Policía de Santa Cruz actúa con la Unidad de Custodia Presidencial», precisa el comunicado del Gobierno de Santa Cruz «no solamente desde que la Presidente de la Nación Cristina de Kirchner asumiera la primera magistratura de la Nación argentina, sino también durante el mandato del expresidente de la Nación, Néstor Carlos Kirchner».

Y agrega: «Estas formas son en función de usos y costumbres normales, es decir, se hace a través de canales informales o supuestos que puedan interferir en las actividades de la Primera Mandataria Nacional cuando se encuentra en descanso, ya sea en la ciudad de Río Gallegos o en la Villa Turística de El Calafate».

Dejá tu comentario