Cristina presentó escrito a Bonadio; departamentos allanados en su edificio

Edición Impresa

Pidió que se lo aparte, lo mismo que al fiscal Stornelli; exigió la nulidad de todo lo actuado o que se unifique bajo el mando de Ercolini. Por la tarde se ordenó allanar dos unidades del mismo edificio donde vive la expresidenta.

Cristina de Kirchner siguió al pie de la letra el guión que se repite en cada duelo en el que se enfrenta al juez federal Claudio Bonadio, en la cuarta declaración indagatoria por la que fue citada por el magistrado, ahora en el marco de la causa de los cuadernos con supuestos sobornos. Como adelantó Ámbito Financiero, presentó un escrito técnico y político, no respondió preguntas, recusó tanto al juez como al fiscal Carlos Stornelli y pidió la nulidad de todo lo actuado por entender que nunca debieron tener a cargo el expediente iniciado por los escritos del exchofer de Roberto Baratta. En rigor fueron tres escritos distintos, todos con un objetivo: negar los cargos de jefa de una asociación ilícita, reiterar el pedido de una auditoría completa de la obra pública durante su gestión y que declare el propio Mauricio Macri junto a Daniel "Tano" Angelici, sindicado como quien habría recomendado la estrategia de arrepentimientos en cadena que tuvo como protagonista al primo presidencial Angelo Calcaterra. Poco advertido, su táctica también tuvo como meta poner en aprietos a la Cámara Federal que deberá entender en el tema: adujo que en todo caso debe ser el juez Julián Ercolini el que debe seguir el caso, por estar relacionado a una antigua denuncia de Elisa Carrió que data de 2008, por el mismo cargo que hacía eje en empresarios y en Néstor Kirchner y Julio De Vido.

Sin saludarse y en clima tenso, el trámite se cumplió sin sorpresas, aunque con presencia de Bonadio y Stornelli. Cristina entró a unos tribunales "blindados" acompañada de Juan Grabois y Eduardo Valdés, dos de los habituales interlocutores del Papa Francisco. Su presencia, en solitario con respecto a otros dirigentes K sumó lecturas varias. Se reiteró víctima de una persecución y objeto del "Lawfare" regional que involucra problemas judiciales a otros líderes latinoamericanos. Rechazó "de manera terminante" los cargos y consideró absurdo el señalamiento a Kirchner por el sistema de cartelización de la obra pública que habría tenido como víctimas a los empresarios, según la declaración de Carlos Wagner. Hundió el dedo en el posible "fórum shopping" que empresarios repiten por lo bajo, debiendo padecer a Bonadio, a quien la expresidenta calificó de "juez enemigo".

El otro escrito solicita la testimonial de Macri y de Angelici por haber generado -en base a trascendidos- las condiciones que estructuraron los arrepentimientos de los primeros empresarios, con Calcaterra, Javier Sánchez Caballero y Juan Carlos de Goycoechea a la cabeza. Agregó registros de cámaras de seguridad de la quinta de Olivos del 8 de enero en adelante. El kirchnerismo sostiene la teoría de una conspiración a gran escala, con dosis de verdad pero con todos elementos de puesta en escena que hilvanaron el escándalo para tratar de probarlo.

Alimentó la cuestión un operativo llevado adelante por Bonadio ayer a la tarde en el edificio de Juncal y Uruguay, en Recoleta. Efectivos de la Policía Federal ingresaron al inmueble (no al departamento de Cristina para el que no cuentan con autorización parlamentaria) pero sí en espacios comunes y en otros departamentos.

"Las personas que fueron sindicadas bajo la categoría de supuestos aportantes de fondos a la asociación ilícita recibieron un tratamiento procesal diferenciado: los que negaron formar parte de esta asociación o se abstuvieron de declarar quedaron detenidos; los que aparentemente negociaron con el fiscal y se arrepintieron (no queda claro de qué) recuperaron la libertad o, directamente, nunca fueron privados de la misma", indicó sobre quienes recibieron preventivas. En lo técnico, apuntó a que la causa quede sumada a una de Ercolini a partir del concepto de "litispendencia", algo que implica que está pendiente que la justicia se expida por un caso de idénticas características, iniciado con anterioridad e íntimamente conectado. Sería otra forma de correr a Bonadio del caso.

Gabriel Morini

Dejá tu comentario