8 de abril 2013 - 00:00

Cristina volvió a La Plata: un guiño para La Cámpora

Cristina de Kirchner visitó ayer los centros de operaciones de La Cámpora y  de Cáritas en La Plata, en su segundo desembarco en la ciudad tras las inundaciones.
Cristina de Kirchner visitó ayer los centros de operaciones de La Cámpora y de Cáritas en La Plata, en su segundo desembarco en la ciudad tras las inundaciones.
Distante de Daniel Scioli y Pablo Bruera, el intendente platense, Cristina de Kirchner regresó ayer a La Plata. Fue su segundo desembarco en 96 horas en su ciudad natal, arrasada por una inundación que dejó un saldo de 51 víctimas fatales. Tuvo un componente político claro: en medio de las críticas a La Cámpora, la Presidente eligió como destino el centro de donaciones y asistencia que montó la agrupación juvenil ultra-K.

Cristina llegó ayer a la Facultad de Periodismo en La Plata, un megaedificio sobre diagonal 113 bautizado "Néstor Kirchner" que se convirtió, en las horas inmediatas al temporal, en el epicentro de la logística de Unidos y Organizados, el colectivo de agrupaciones que comanda La Cámpora. "Se necesitaba un lugar grande y la decana lo ofreció, contó, ayer un funcionario que participó de los primeros operativos.

La decana es Florencia Saintout y puso, el miércoles, el edificio de la facultad para concentrar y organizar la asistencia. Con las horas, la presencia de militantes con pecheras de La Cámpora generó críticas y objeciones. Derivó, incluso, en un entredicho entre un periodista de Canal 7 y Andrés "Cuervo" Larroque, el jefe de la agrupación.

La objeción, genérica, fue puntual: el despliegue que hizo la militancia K, con identificaciones, con la intención de "exponer" de dónde venía la asistencia a las víctimas.

Ayer, a modo de respaldo explícito, la Presidente eligió la Facultad de Periodismo como destino platense: llegó, habló con los jóvenes -que además de La Cámpora eran de otras agrupaciones y de distintas ONG- y le aportó un condimento político brumoso: atribuyó la solidaridad masiva ante el desastre al "entorno político e institucional del país".

Una rareza: ante la desgracia, revistió la ola solidaria casi a un mérito propio o, al menos del Gobierno. "Hay otro entorno político e institucional en nuestro país y por eso nuestra juventud cree en la política, la militancia y la solidaridad, pero sobre todo, en el prójimo", dijo.

En La Plata, Cristina estuvo junto a Larroque, Eduardo "Wado" De Pedro y Mariano Recalde, caciques neocamporistas. Estuvieron José Ottavis y Mayra Mendoza, de la mesa chica de

la agrupación aunque son de otro bando en el esquema de poder e influencia en Olivos.

La otra escala fue la sede de Cáritas, un gesto que también tiene valor simbólico porque define el nuevo escenario de cercanía entre la Casa Rosada y la Iglesia luego de la entronización de Jorge Bergoglio como Papa Francisco.

Como en cada excursión en zonas afectadas, la presidente estuvo siempre escoltada por el secretario de Seguridad Sergio Berni, el funcionario que quedó a cargo de la logística para la asistencia a inundados en La Plata. En su recorrida, la presidente no evitó ser autoreferencial. Lo hizo al recorrar que en Puertio Madryn aseguró en su discurso que "la patria es el otro" a lo que ayer agregó: "Y la pegué, no me equivoqué.

Otro de los funcionarios con presencia casi absoluta fue Carlos Castagnetto, viceministro de Desarrollo Social, y mano derecha de Alicia Kirchner. Junto a Berni fueron los "soportes" K de la asistencia y, además, los encargados de repartir quejas y castigos como el que recibió Pablo Bruera por "retirarse" durante la recorrida que hizo Alicia K y donde terminó abucheada junto a Scioli.

- Eso no se hace, hay que poner la cara -le reprochó luego la ministra.

- Me fui porque sino me mataban los vecinos -se disculpó el intendente.

Dejá tu comentario