Denuncian ahora en EE.UU. que la DEA monta operaciones truchas

Edición Impresa

Washington - Una unidad secreta de la agencia antidrogas de Estados Unidos, la DEA, está entregando información obtenida en base a intercepciones de inteligencia, grabaciones, informantes y una masiva base de registros telefónicos a autoridades de todo el país para ayudarlas a realizar sus investigaciones criminales sobre ciudadanos estadounidenses. Aunque esos casos raramente involucran cuestiones de seguridad nacional, documentos revisados por la agencia Reuters revelan que los agentes han recibido directivas para ocultar cómo comenzaron realmente esas pesquisas, no sólo a los abogados defensores sino también, en ocasiones, a fiscales y jueces.

Los documentos sin fecha muestran que los agentes federales están entrenados para "recrear" las pistas de las investigaciones para encubrir con efectividad el origen de la información, una práctica que algunos expertos dicen que viola el derecho constitucional de los acusados a un juicio justo. Si los acusados no saben cómo comenzó una investigación, no pueden pedir que revisen potenciales fuentes de evidencia exculpatoria, información que puede revelar una inducción, errores o testigos parciales.

"Nunca escuché nada como esto", dijo Nancy Gertner, una profesora de la Facultad de Derecho de Harvard que fue jueza federal de 1994 a 2011.

Gertner y otros expertos legales dijeron que el programa suena más alarmante que la reciente revelación de que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) ha estado recopilando registros telefónicos domésticos. Las operaciones de la NSA tienen como objetivo detener a terroristas, mientras que el programa de la DEA apunta contra criminales comunes, principalmente traficantes de droga.

"Una cosa es crear reglas especiales para la seguridad nacional, el crimen común es completamente diferente", dijo Gertner. "Suena a que están falseando investigaciones", agregó.

La unidad de la DEA que distribuye la información se llama División de Operaciones Especiales, SOD por su sigla en inglés). Dos docenas de agencias asociadas componen la unidad, incluyendo el FBI, la CIA, la NSA, el IRS (agencia impositiva) y el Departamento de Seguridad Interior.

Fue creada en 1994 para combatir a los carteles de droga latinoamericanos y ha crecido desde una oficina con decenas de empleados hasta tener varios centenares. Actualmente, gran parte del trabajo de la SOD es clasificado y los funcionarios pidieron que su ubicación exacta en Virginia no sea revelada. Los documentos analizados por Reuters están señalados en la categoría de "confidenciales".

"Recuerde que la utilización de la SOD no puede ser revelada o discutida en ninguna función de investigación", dice un documento presentado a agentes. El documento instruye directamente a los agentes a que omitan el involucramiento de la SOD en informes de investigaciones, declaraciones juradas, discusiones con fiscales y testimonios en la corte.

Los agentes son instruidos para que entonces usen "técnicas normales de investigación para recrear la información provista por la SOD".

Un portavoz del Departamento de Justicia, que supervisa a la DEA, declinó hacer comentarios. Pero dos funcionarios de alto nivel de la DEA defendieron el programa y dijeron que tratar de "recrear" una pista investigativa no sólo es legal sino que es una técnica que se usa casi diariamente.

Un exagente federal del nordeste de Estados Unidos que recibió esos consejos de la SOD describió el proceso.

"Nos decían solamente: 'Vaya a una cierta parada de camiones a una determinada hora y busque un vehículo determinado'. Entonces alertábamos a la policía estadual para que encontrara una excusa para detener ese vehículo y luego hacíamos que un perro antidrogas lo revisara", relató.

Luego de que se realizaba un arresto, los agentes simulaban que su investigación había comenzado con la detención del vehículo, no con la pista de SOD, dijo el exagente. El documento de entrenamiento que revisó Reuters se refiere a este proceso como una "construcción paralela".

Agentes federales actuales y retirados dijeron que las pistas de la SOD no siempre son de ayuda y que su precisión estimada es del 60%. Sin embargo, explicaron que han permitido atrapar a narcotraficantes que, sin ellas, se habrían salido con la suya.

"Es una herramienta asombrosa", dijo un agente federal recientemente retirado. "Nuestro gran temor es que no permanezca en secreto", agregó.

Agencia Reuters

Dejá tu comentario