3 de junio 2016 - 00:00

Depuran el modelo pero PASO seguirá obligatoria

Adrián Pérez
Adrián Pérez
El Gobierno de Mauricio Macri desechó la idea de eliminar la obligatoriedad de las PASO. El proyecto de reforma que en estos días enviará al Congreso, y que tiene a la boleta electrónica como vedette, depura y retoca el sistema pero sin alterar la sigla: las elecciones continuarán siendo Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias.

Adrián Pérez, secretario de Asuntos Políticos y Electorales, que opera en la órbita de Rogelio Frigerio, barrió el abanico técnico y político en un testeo sobre el nivel de acuerdo para que las PASO se conviertan en optativas para los votantes. Las resistencias fueron más que las adhesiones, por lo cual la Casa Rosada decidió no avanzar con esa corrección. Los peronismos, la izquierda, la UCR y hasta desde el PRO se objetó la idea de eliminar la obligatoriedad de las PASO. Para evitar ruidos en el Congreso, el Gobierno prefirió ceder.

Con la tesis del diálogo como bandera, Pérez explicó que el Gobierno quiere que la ley tenga alto consenso legislativo, por lo cual se decidió no impulsar la reforma sobre obligatoriedad. Si, en cambio, el proyecto introduce un puñado de cambios operativos.

Elimina las candidaturas múltiples. Aunque en varias provincias no se permite que un mismo candidato compita, por caso, para legislador provincial e intendentes, no hay impedimento para que sea -como ocurrió con varios en 2015- candidato a gobernador (que es cargo provincial) y candidato a diputado nacional. El proyecto oficial propone impedir expresamente que haya dobles o triples postulaciones.

•Prohíbe las colectoras clásicas y las colectoras invertidas. La reforma de 2009 que instauró las PASO también prometió lo mismo pero, en este caso, según el texto, no deja resquicio para que un candidato a provincia vaya colgado de más de una lista nacional (Gerardo Morales, en Jujuy, fue el postulante a gobernador de Macri, Massa, Carrió, Sanz y Stolbizer). También impide que de una lista nacional se cuelguen varias listas provinciales (en 2011, Cristina de Kirchner fue candidata a presidente y en provincia de Buenos Aires llevó dos candidatos a gobernador: Daniel Scioli por el FpV y Martín Sabbatella por Nuevo Encuentro).

Con las Primarias que continuarán obligatorias para votantes y partidos, se retoca un aspecto específico: actualmente, el elector tiene vía libre para intervenir en la cantidad de Primarias que quiera pero con el nuevo régimen, el elector selecciona "en qué interna abierta" participa y sólo puede hacerlo en ese partido. Ahora puede, por caso, participar en la interna del partido A para concejales, el partido B para legisladores provinciales, el C para diputado nacional y el D para senador nacional. Con la reforma, sólo puede votar en la Primaria de un partido. Eso, en teoría, inducirá a las agrupaciones a tratar de que sus PASO sean atractivas.

•La viabilidad de algunas de estas reformas, destinadas a purificar el sistema, está atada a que comience a utilizarse la boleta electrónica. El proyecto, en este aspecto, le otorga centralidad de control a la Justicia a través de la Cámara Nacional Electoral (CNE), que será la encargada de homologar la seguridad del sistema.

Dejá tu comentario