Desde el penal, Sala cargó contra Morales y Macri por su seguridad

Edición Impresa

“El argumento para volver a la cárcel es político”, aseguró la líder de la Tupac Amaru, en medio de cuenta regresiva hacia comicios del domingo.

La líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, reclamó ayer al Gobierno nacional que respete el cumplimiento de su prisión domiciliaria -tras su retorno el sábado al penal de Alto Comedero- y responsabilizó a la Justicia jujeña, al mandatario radical Gerardo Morales y a Mauricio Macri por su seguridad y la de su familia.

"Quiero que respeten la decisión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos" (CIDH), sostuvo desde la cárcel, en declaraciones a Radio 10, y enfatizó: "Tengo mucha fuerza, pero tengo miedo por mi familia".

La dirigente kirchnerista también apuntó a los comicios parlamentarios del próximo domingo. "Les pido que vayan a las urnas y piensen con el corazón, no voten porque les dan mercadería o una heladera", arengó.

Sala fue trasladada al penal, en la capital jujeña, desde una propiedad ubicada en El Carmen -donde cumplía prisión domiciliaria desde el 31 de agosto- por el presunto "incumplimiento" de las condiciones de ese beneficio.

La decisión fue tomada por el juez jujeño Pablo Pullen Llermanos, luego de que Sala se negara el viernes a ser trasladada para realizarse exámenes médicos en un hospital, a los que se había comprometido cuando se la benefició con la prisión domiciliaria, en cumplimiento de una medida cautelar presentada por la CIDH.

"La Policía de la provincia entró y empujó a mi marido, me sacaron en pijama...", dijo, y denunció que "el argumento para volver a la cárcel es político, y ordenado por Morales".

"Es muy asqueroso lo que sufrí: responsabilizo al tribunal máximo de Jujuy, a Gerardo Morales y a Macri", advirtió, en alusión a su seguridad y la de su familia.

La diputada del Parlasur aseguró que cuando los efectivos policiales la detuvieron, estaba "haciendo el trámite" para internarse en una clínica y que le hagan "una revisión médica".

Además minimizó las declaraciones de la diputada macrista Elisa Carrió sobre la posibilidad de que el desaparecido Santiago Maldonado se encuentre en Chile, al sostener que la líder de la Coalición Cívica "cambió tres o cuatro veces el discurso".

En ese marco, Sala manifestó su solidaridad con la madre de Maldonado en -ayer- el Día de la Madre y le envió "mucha fuerza".

Por su parte, el fiscal general de Jujuy, Sergio Lello Sánchez, admitió que los abogados de Sala "debieron" ser notificados el sábado sobre el traslado de la dirigente, que se concretó ese día.

En la vereda nacional, en tanto, el ministro de Justicia, Germán Garavano, afirmó que el Gobierno haría una "presentación" ante organismos internacionales "si se advierte que hay una situación irregular" en el traslado de Sala a Alto Comedero, pero subrayó que el juez que tomó la decisión es "independiente". Además enfatizó que "ni el Gobierno nacional ni el provincial tienen injerencia en la decisión de un juez".

Dejá tu comentario