Desde la cuna

Edición Impresa

Jerónimo de la Fuente, Matías Moroni, Matías Orlando y Matías Alemanno, quienes vienen juntos desde Pumitas, hoy son piezas clave de Pampas XV

Han sido Pumitas y han competido juntos desde entonces en los diferentes seleccionados. Seven, Jaguares, Pampas XV... Una camada (Pumitas 2011) que se mantiene incólume y que ha trascendido en el tiempo y en eso, el Pladar ha tenido mucho que ver.

Son amigos, tal vez no íntimos amigos (no es necesario, tampoco) pero tienen una relación especial entre ellos, que lleva en algunos casos más de cuatro años y desde adolescentes aún. Esas son cosas que perduran y los lazos -positivos- en un equipo son básicos. Convivencias extensas, entrenamientos intensos, viajes... pero mejor lo cuentan ellos mismos.

El primero es Jerónimo de la Fuente quien habla. Es un placer poder competir sanamente con los chicos, dice. Ya viajamos siendo M20, con el seleccionado de Seven... Somos amigos y entre nosotros todo se habla, todo se char-la y la convivencia es muy buena y venimos hace bastante viéndonos las caras. Sobre la forma de moverse cuando son muchos para los mismos puestos, dice: Está en cada uno cómo encara los entrenamientos y las competencias en las que estamos... lo hablamos sí, lógicamente entre nosotros al compartir el puesto entre cuatro y desde Pumitas. Por lógica y no se puede negar, hay una sana disputa de los lugares para estar en cancha.

Matías Moroni opina parecido y agrega, pensando en estos Pampas XV que los reúnen, que esta nueva convocatoria nos sirve un montón y más allá de haber ya tenido en mi caso una para Los Pumas fue eso y nada más. Si no se hace algo más acá, ese llamado de noviembre será una anécdota. Sobre cómo han venido transitando este proceso, dice: Al venir más que nada del Seven y estar ahora con un equipo de quince, obviamente este llamado es muy motivante y me sirve y nos va a servir a todos para demostrar para qué estamos. En lo personal, nunca había tenido la oportunidad en quince. Por cierto, la idea es como la de todos acá de tratar de jugar la mayor cantidad de minutos que se pueda y de la mejor forma posible.

Una buena descripción la da el tucumano Matías Orlando: Siempre que nos juntamos hablamos de lo bueno que está que sigamos siendo parte del proceso de la UAR. En lo personal es una alegría compartir con los chicos que me he iniciado y sí, tenemos muchas anécdotas y cada vez que nos juntamos siempre sale alguna. Y como dijeron Tute y Jero, venimos o hemos pasado también por el Seven, o sea que compartimos un montón de tiempo en diferentes seleccionados y, por supuesto, también que hay una competencia que siempre se ha llevado a cabo de la mejor manera, siempre muy leal. Sobre el hecho de que ha sido una camada que ha tenido la chance de ser tomada muy en cuenta, afirma que por supuesto que ha sido tema de conversación entre nosotros en más de una vez. Tenemos una muy buena relación no sólo durante las giras sino durante el año. Eso de decir 'ché, la 91 qué fuerte y potente que ha sido' (risas)... La verdad es que cada uno de nosotros se ha preocupado mucho por mantenerse, no caerse del sistema. Y más, en el caso nuestro es algo raro porque somos cuatro centros. En relación a esto dice ante la pregunta de aprovechar ocasiones en otros puestos: Yo juego de wing, de lo que venga... con tal de jugar....

Matías Alemanno, el único forward de la charla, comentó: No voy a negar que cuando uno mira y ve que en las convocatorias que los que somos de la misma camada seguimos siendo convocados, la verdad es que te agarra una alegría inmensa. Para nosotros, que venimos todos juntos desde chicos, es buenísimo. Cada convocatoria trae sin dudas esos recuerdos de nuevo... Y sí, para nosotros, por lo menos yo lo siento así, es genial. Lo que ha cambiado o evolucionado puntualmente desde juveniles es la alimentación, el gimnasio, el psicó-logo que han puesto ahora... yo siento que le damos al Pladar el ciento por ciento de nuestro cuerpo, pero para estar en el primer nivel es lo que hay que hacer.

Dejá tu comentario