14 de enero 2011 - 00:00

Dicen en el campo...

Miguel Saiz
Miguel Saiz
... que el arranque de 2011 no es demasiado promisorio. Si bien para el campo los precios internacionales siguen comparativamente firmes y altos, en el plano local la conjunción del clima, con intensificación de incendios acordes con la intensificación de la seca, y los avatares de los mercados a partir de las distintas intervenciones oficiales jaquean a los productores al punto de definirse, ya en la segunda semana del año, protestas formales (paros, cortes de rutas) básicamente en dos productos, fruta y trigo, lo que a su vez complica a varios funcionarios y deja a la vista una interna oficial al rojo vivo que sigue siendo un secreto a voces. En el primer caso, el más afectado es el gobernador de Río Negro, Miguel Saiz, quien debió soportar prácticamente el «sitio» de la provincia a partir de la cantidad de piquetes que los productores de peras y manzanas sostuvieron en las principales rutas y cruces de caminos. Aunque la actividad también se desarrolla en Neuquén, los rionegrinos tienen las cámaras más poderosas, que amenazan hasta con cortar el agua y los canales si las autoridades no dan respuestas concretas para la temporada comercial de ambas especies, que formalmente se inicia en marzo con la cosecha. Piden, además, que los reciba la propia Cristina de Kirchner en la Casa Rosada.

... que el otro -previsible- conflicto es por el trigo, y allí se agudiza también la situación de «todos contra todos», aunque la pelea de fondo sigue estando en el seno del propio Gobierno, entre el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, y el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. Así, mientras el primero sostiene que «el mercado (de trigo) está totalmente abierto», tal como le reclamaban los productores, el segundo parece mantener las restricciones comerciales por la vía de restringir los permisos de exportación -ROE- y cuotificar su adjudicación. De tal forma, aunque el mercado estuviera abierto, si se asigna la totalidad de los permisos la apertura sería sólo virtual, ya que nadie tendría por qué pugnar al estar la totalidad adjudicada. Y justamente esto es lo que enoja a los productores y dirigentes. «Es peor la verdad a medias que la propia mentira». Lo más negativo es que la situación se da mientras sigue creciendo la estimación de lo cosechado (según Agricultura recién terminará la cosecha a fin de mes), que para algunos ya asciende a alrededor de 14 millones de toneladas, lo que dejaría un saldo exportable de al menos 9 millones de toneladas. De todos modos, no todo lo que reluce es oro, y fuentes de la molinería ya alertan sobre la «calidad» de un trigo de estupendo desarrollo vegetativo pero que gastó sus energías más en la parte «verde» que en los granos, que ahora presentan baja cantidad de proteínas y menor calidad panaderil que la habitual para el trigo argentino. Si esto es así, entonces la producción deberá esperar un recorte adicional en los precios que pagarán tanto la molinería como la exportación. Por su parte, intentando cortar la polémica, Domínguez sostuvo que «no hay dos palabras. La única es la de la señora Presidente». Y aun se animó a más: «No hay ninguna cuota (en el mercado de trigo)», aunque hasta ayer la realidad lo desmentía.

... que los pronósticos de más calor en los próximos días, y sin mayores posibilidades de lluvias, acentúan la preocupación de productores y más aún de las autoridades económicas, que ven achicarse, día a día, los ingresos de divisas y también los fiscales por vía de las retenciones. «Las lluvias fueron buenas en el NEA y en el NOA. Fueron las mismas que causaron las inundaciones en Brasil. También llovió algo en el sudoeste bonaerense y este de La Pampa, pero el panorama en general está muy complicado, y si hay otra semana sin lluvias va a ser grave, pues faltan por lo menos 2,5 a 3 millones de hectáreas de siembra de soja», señaló el analista Pablo Adreani, de AgriPac, al tiempo que estimó que las pérdidas que ya se produjeron impedirían que la cosecha supere los 85 millones de toneladas, muy alejadas de los 103 millones que estimó originalmente el Gobierno, aunque también por debajo de las calculadas por el USDA (Departamento de Agricultura de Estados Unidos), que en su último informe ubicó en 50,5 y 23,5 millones de toneladas a la soja y al maíz respectivamente, contra los 40 y 18 millones de AgriPac. Más abajo aún, desde Producir Conservando, Gustavo Oliverio ubicó la recolección en 75-78 millones de toneladas, según reconoció al programa radial «Siempre que llovió, paró» de radio Colonia.

... que mientras en el Hemisferio Norte la ola de frío no afloja y mantiene a buena parte de Estados Unidos, Canadá y Europa bajo la nieve, con pérdidas incalculables, en Australia y Brasil las inundaciones siguen haciendo estragos, al punto que en el gigante sudamericano se calcula que se perdió más del 80% de la producción hortícola de los cinturones verdes de las grandes ciudades como San Pablo y Río. Todo esto, más la seca en el corazón de la pampa húmeda, que amenaza con seguir recortando la producción de granos, constituye el eje del soporte actual de los mercados, que comenzaron a descontar las pérdidas de producción.

Dejá tu comentario