Dinero y ganas hay, depende de balances

Edición Impresa

Si miramos la realidad económica, es posible que la suba que tuvo el Dow durante las dos últimas semanas, el 11.62%, sea "un poco" exagerada. De todas formas, es claro que no es esto lo que le importa a los inversores sino los balances de las empresas y el movimiento de las corrientes de efectivo (el petróleo trepó un 5,37% en la semana cerrando en u$s 68.05 por barril, el cobre subió el 4,27% y el oro avanzó un 1,66% a u$s 952,8 la onza, frente al 3,99% del Dow), lo que evidencia a las claras que volvemos a transitar por un rally alcista (influyo el dólar en el mínimo de siete semanas ante el euro). Pero, a diferencia de marzo, esta vez la suba parece haber tomado desprevenidos a la mayor parte de los inversores, lo cual si bien es bueno lleva a que muchos tomen decisiones y posiciones de manera apresurada con tal de no quedar fuera del envión alcista (los FCI recibieron el segundo mayor aporte semanal desde que arrancó la crisis). No debemos olvidar que si bien el motor de la suba han sido las ganancias del trimestre que vienen superando cómodamente (3 a 1) las previsiones de los analistas, de todas formas éstas no han sido buenas. En tanto y en cuanto esta situación se repita en los próximos días, la suba podría continuar. Claro que si la rueda del viernes, durante la cual el Dow ganó un 0,26% al cerrar en 9093,24 puntos luego de retroceder el 0,7% golpeado por las pérdidas de Amazon y Microsoft, nos deja alguna enseñanza es que debemos seguir siendo cautos. En las próximas cinco ruedas un 30% de los integrantes del S&P500 darán a conocer sus estados contables, entre ellas Disney, Exxon, Chevron, Colgate Palmolive, Kellogg, Visa, etc., por lo que es más que aventurado hacer cualquier proyección.

Dejá tu comentario