Divierte pero sólo a amantes del terror

Edición Impresa

"¿Y dónde está el fantasma?" (Haunted House, EE.UU., 2013, habl. en ingleé). Dir.: M. Tiddes Int.: M. Wayans, E. Atkins, C. The Entertainer, N. Swardson

Hacía tiempo qe no aparecían las típicas parodias de films de terror al estilo de la saga de "Una película de miedo", sobre todo teniendo en cuenta que el nuevo subgénero de "fantasmas filmados en video" realmente daba para la burla. Y de golpe aparecieron dos. Una llegó directo al DVD con el larguísimo título "30 noches de actividad paranormal con el diablo adentro de la chica con el dragón tatuado"; la otra es esta "¿Y dónde está el fantasma?", con la misma premisa argumental sacada de la saga de "Actividad paranormal"- de una pareja que se muda a una casa que pronto van a llenar de cámaras, si es posible apuntando siempre, y antes que nada, hacia la cama.

El estilo de humor es aquí básicamente guarro, con sexo de ultratumba y todo tipo de meteorismos y chistes escatológicos sin fin, que en algunos casos, no por elementales y minimalistas, dejan de resultar bastante graciosos. Marlon Wayans, que tiene bastante experiencia en este tipo de productos gracias a su participación en la saga de "Scary Movie", no sólo es el protagonista sino también coguionista, pero de todos modos no siempre encuentra el timing adecuado para los gags, que como es típico de estas comedias, no funcionan todo el tiempo, pero cuando lo hacen, realmente hacen reír.

Ademas de los chistes surgidos de la sátira a las "Actividad paranormal", también hay bastante de "Con el diablo adentro" y todos los films de exorcistas habidos y por haber. Entonces, adquiere un papel protagónico Cedric the Entertainer como un muy particular exorcista presidiario que utiliza, por decirlo suavemente, un contundente lenguaje blasfemo para acabar con una posesión demoníaca.

La película está razonablemente filmada y actuada y, obviamente, funciona mejor si el espectador conoce los films en los que están basadas las parodias, si no, difícilmente arranque una sonrisa. Pero se supone que el público adolescente al que está destinada conoce los originales a la perfección y que, además, podrá divertirse sin problema con los chistes más asquerosos que abundan a lo largo de todo el film.

D.C.

Dejá tu comentario