Docentes: no hubo acuerdo con Nación y definen paros

Edición Impresa

A sólo cuatro días del inicio de clases en el país y en medio de crecientes amenazas de paro, la falta de acuerdo de Nación con los cinco gremios con representación federal anotó un récord negativo: por primera vez la paritaria docente central fue dada por terminada sin haber arribado a una definición consensuada de suba del salario mínimo de los maestros a nivel país.

Ayer, en un nuevo encuentro que se desarrolló en el Ministerio de Trabajo, los dirigentes de CTERA, UDA, SADOP, AMET y CEA volvieron a rechazar la oferta de elevar ese sueldo base de 2.300 pesos a 2800 pesos blandida por el ministro de Educación, Alberto Sileoni, que implica una suba de casi el 21% y que dista del reclamo de $ 3.000 de los sindicatos (+30%).

De todas formas, quedará estipulado que el sueldo mínimo del sector será de 2.800 pesos (la cifra incluye 40 pesos del Fondo de Incentivo Docente -FONID-) y esa será la referencia -aunque sin la fuerza que dan los acuerdos- para que los gobernadores intenten contra reloj cerrar entendimientos con los sindicatos locales para esquivar el fantasma de los paros el próximo martes.

El escenario en el interior es desalentador: sobre el filo del inicio del ciclo lectivo 2012, buena parte de los gremios docentes del país tienen previsto desarrollar asambleas entre hoy y mañana para definir si activarán medidas de fuerza.

Hay excepciones: ayer hubo un virtual acuerdo entre el Gobierno porteño de Mauricio Macri y los 17 gremios locales (ver aparte) y habrá clases en el distrito, mientras que también sellaron la paz en Salta, La Rioja, Catamarca y San Luis.

«Mejoramos la oferta, pero los gremios no la aceptaron», aseguró ayer Sileoni tras la fallida negociación, en el marco de una conferencia en la cual se mostró blindado por ministros de Educación de las provincias. «Las provincias que cerraron hasta el momento por entre el 20% y el 22%», se escuchó argumentar en cercanías de Sileoni.

«Nos entretuvieron toda la semana, porque la oferta es la misma que la del viernes pasado, y generaron una situación no deseada para nadie», señaló a este diario el titular de UDA, Sergio Romero, quien anticipó que comenzarán las clases con una jornada nacional de protesta y asambleas permanentes y que el miércoles se determinará la fecha para un paro nacional. En tanto, apoyarán todas las medidas de fuerza que definan las seccionales del interior: en ese sentido, adelantó que no abrirían sus aulas Santa Fe y Buenos Aires.

«Alentamos a las provincias a hacer sus propias negociaciones; algunas ya cerraron y otras están cerca», afirmó Sileoni, además de volver a enfatizar que este escenario no debe impactar en el derecho a los alumnos a asistir a clases.

Esa discusión determina año a año el piso salarial mínimo de los maestros en todo el país: ningún docente puede cobrar menos que ese monto, y la Casa Rosada auxilia financieramente a aquellas provincias que, con asfixia de cuentas, no logran llegar a esa cifra.

Este año tendrá entonces la inédita particularidad de que ese piso mínimo fijado por Nación -que quedará en 2.800 pesos- no estará consensuado con los gremios.

Previamente a las paritarias -que se iniciaron pasadas las 16-, Sileoni encabezó la Asamblea del Consejo Federal de Educación, integrada por ministros de todas las provincias. Según fuentes nacionales, allí los enviados de las provincias ratificaron el carácter referencial de las paritarias a pesar del desenlace.

Dejá tu comentario