21 de febrero 2012 - 00:00

Docentes: no hubo acuerdo en puja salarial con Macri

Esteban Bullrich
Esteban Bullrich
A sólo una semana (con tres días hábiles) del inicio masivo del ciclo lectivo en el país, y en medio de crecientes amenazas de paro, no llegó ayer a buen puerto la negociación del Gobierno de Mauricio Macri con los 17 gremios docentes porteños, durante el primer feriado del Carnaval .

En medio de discrepancias en torno de los montos ofrecidos, los dirigentes rechazaron por insuficiente una propuesta de suba del salario mínimo de -afirmaron- el 17,6% (en dos cuotas) para llevarlo de $ 2.400 a $ 2.850 (sin contar el presentismo, el cual lo eleva a $ 3.000), y que dista de la pretensión sindical en pos de un incremento del 29%, para alcanzar los $ 3.100.

Pero desde la vereda oficial, el ministro de Educación, Esteban Bullrich, aseguró que «llevar el mínimo a 3.000 pesos en el sueldo de docente para jornadas simples y a 6.000 pesos en las completas es una propuesta superadora».

En esa línea, enfatizó que «la propuesta representa un gran esfuerzo para la ciudad» y que significa un aumento del 19,6% del salario bruto (y de casi 21% si se incluye la suba en materiales didácticos).

«Con las cosas de esta manera no sólo no comienzan las clases, sino que es imposible dialogar», advirtió Gustavo Frutto, de UDA. «Si hay o no clases depende de la responsabilidad de los sindicatos», replicó Bullrich, en una ciudad con más de 700 mil alumnos entre escuelas privadas y públicas.

Este escenario agrega una cuota adicional de tensión a la marcha de las discusiones de sueldo con los docentes en casi todo el país.

A nivel nacional, tras el naufragio del encuentro del pasado viernes con el ministro Alberto Sileoni, la paritaria con los cinco gremios con representación federal recién será retomada mañana. Los dirigentes exigen una suba del sueldo mínimo del 30% para elevarlo de $ 2.300 a $ 3.000, pero la última oferta oficial se clavó en $ 2.800 (el 19,7%).

Esa puja es clave para la suerte de las negociaciones en la mayoría de las provincias, ya que definirá el piso mínimo del sueldo de los maestros a nivel país y también el porcentaje de suba de referencia para distritos donde los maestros ya cobran por encima de esa base.

Contra reloj, los gobernadores esperan con ansiedad las definiciones en el plano nacional para reactivar las mesas paritarias locales. Sólo un puñado mínimo de distritos ya acordó subas (entre ellos Salta, Chubut y La Rioja), mientras que cunde la incertidumbre en el resto del país.

Este último lote incluye a provincias como Buenos Aires (Daniel Scioli enfrenta un pedido de incremento del 29% y optó por atar la pulseada local a la marcha de la discusión con Nación), Córdoba y Santa Fe, además de la ciudad de Buenos Aires.

Sólo esos distritos suman 400 mil, 250 mil, 70 mil y 50 mil maestros, respectivamente. Y hoy por hoy, el escenario de aulas vacías parece ser la postal más probable para el próximo martes, más allá de lo que se acuerde en la cartera de Trabajo nacional, ante las urgencias que atraviesan las cuentas provinciales.

En el caso porteño, la oferta de Bullrich fue efectivizada en una reunión a las 11.20 que sólo duró algunos minutos y que derivó en un cuarto intermedio hasta la tarde. Pero finalmente, ante la reticencia gremial a rebajar sus aspiraciones, el Gobierno macrista decidió suspender el segundo encuentro. No obstante, según pudo saber este diario, trabajará en una oferta superadora aunque siempre y cuando los dirigentes acepten retocar sus pretensiones. Una nueva reunión se concretaría recién entre mañana y pasado, ya al ritmo de la paritaria nacional. Por de pronto, según el titular de UTE-CTERA Capital, Eduardo López, «el ministro ofreció un aumento en dos cuotas, una inicial del 12,5% y en la segunda llevarlo al 17,6% en el salario de bolsillo». «Bullrich cuenta el presentismo de 150 pesos que cualquier docente pierde si se enferma», denunció, y recalcó que «esto es inferior al 20% que ofreció Nación».

Dejá tu comentario