Duros cruces por la huelga docente

Edición Impresa

  Buenos Aires - El Gobierno bonaerense y el gremio docente SUTEBA tuvieron un fuerte cruce ayer tras la decisión del sindicato que comanda Roberto Baradel de adherir, de manera sorpresiva, al paro de 24 horas que realizó la filial local de la CTA.

"Es una irresponsabilidad de la dirigencia y de Baradel convocar a un paro y poner a los chicos de rehenes. Está afectando prácticamente al 40 por ciento de la población escolar del país sin ningún motivo valedero", aseguró el ministro de Trabajo de Buenos Aires, Marcelo Villegas, una vez iniciado el paro que SUTEBA dio a conocer durante las últimas horas del lunes y que consumó ayer.

Villegas además señaló que el gremio realizó "en forma intempestiva un paro en rechazo a la ley de emergencia administrativa y tecnológica y al veto a la ley laboral en el Congreso -nacional-, cuando no hay ningún motivo que afecte los intereses genuinos de los trabajadores docentes".

La gobernadora María Eugenia Vidal (Cambiemos) dejó claro que "el día de paro se va a descontar" -decisión que ratificó su ministro de Economía, Hernán Lacunza- y disparó: "Conozco las dificultades que atraviesan, pero éste es un paro político".

Desde SUTEBA, Baradel -quien firmó a fines de febrero el acuerdo salarial anual con el Gobierno bonaerense- dijo que el paro tuvo como objetivo reclamar "mayor presupuesto y en rechazo a una ley de emergencia administrativa que desconoce leyes laborales con respecto al nombramiento de trabajadores".

Además, el sindicalista detalló: "Hay problemas de infraestructura y hay un endeudamiento que aprobó la Legislatura de más de 60.000 millones de pesos. Queremos que gran parte de ese dinero esté destinado a resolver la urgencia en las escuelas".

Dejá tu comentario