EE.UU.: más presión para que el Senado vote estímulo

Edición Impresa

Washington - Altos asesores del presidente estadounidense, Barack Obama, instaron ayer a los legisladores demócratas y republicanos a dejar las diferencias políticas de lado y darle una aprobación final anticipada esta semana al masivo paquete de estímulo económico.
El Senado intentará votara hoy para concluir el debate de un paquete de rescate de u$s 827.000 millones y despejar el camino para la aprobación de la medida en la semana. Obama ha demandado que el proyecto final esté en su escritorio en una semana para firmarlo. El presidente tendría previsto dar una conferencia de prensa esta noche, la primera de este tipo desde que asumió su mandato, para explicar a los ciudadanos la urgencia de aprobar el paquete de estímulo económico.
Los negociadores buscarán resolver las diferencias entre el proyecto del Senado y otra versión de la medida de u$s 819.000 millones, aprobada previamente por la Cámara de Representantes sin apoyo republicano.
Los republicanos son responsabilizados de haber llevado al país al desastre económico bajo la presidencia de George W. Bush y de presionar por recortes fiscales que fracasaron en revivir a la economía y crearon, en cambio, un déficit fiscal récord. Por su parte, los republicanos acusan a los demócratas de Obama de aprovechar la crisis para inyectar dinero en sus proyectos favoritos y una agenda social de «gran gobierno» bajo la excusa de la creación de empleos.
La propia Casa Blanca ha sido vaga acerca de lo que quiere, aparte de un plan con apoyo suficiente de demócratas y republicanos para crear empleos. Larry Summers, asesor económico de Obama, sostuvo que la recesión es aún peor de lo que se temía y por ello se necesitan acciones urgentes para contrarrestarla. «Tenemos que darle un poquito de ayuda a la economía», consideró. La asesora fiscal de Obama, Christina Romer, indicó a la cadena CBS que «si podemos hacer que el paquete de rescate avance, podremos dar vuelta la realidad económica y volver al camino del crecimiento». Además, advirtió que si el paquete se viniera abajo «sería catastrófico».
Los demócratas parecen tener los votos necesarios para predominar en el Senado con el paquete, la pieza fundamental del plan de Obama para reanimar la econo-mía estadounidense. Aun así, los republicanos atacaron al Gobierno, acusándolo de no haber cumplido con su promesa de la campaña de trabajar con ellos y promover un nuevo espíritu de cooperación en Wa-shington.
«Este acuerdo no es bipartidista», se burló el senador republicano John McCain, que perdió la carrera presidencial del año pasado frente a Obama. Agregó que el paquete de rescate «podría ayudar un poco», pero que cargaría a las generaciones futuras con una deuda federal incrementada.
Agencias ANSA y Reuters

Dejá tu comentario