10 de abril 2013 - 00:00

El fin de una era II

El fin de una era II
Como la mayoría de los mercados bursátiles del planeta, incluyendo los del G-7, BRICS, Emergentes, Fronterizos, etc. (y a excepción de Wall Street y Japón, que registran actualmente récords históricos), en promedio los commodities marcaron sus máximos poscrisis en abril de 2011 (los productos cárnicos y la soja en el último trimestre de 2012) y han cedido desde entonces un 23%, en línea con lo perdido por las acciones (el oro, tras ganar el 248% cae el 45% -¡muy bien Soros, que esta semana se dio cuenta de que el boom del metal amarillo está por acabar!-). Lo que estamos viendo es el fin de un proceso en el cual el dinero que emigró parece estar volviendo hacia los EE.UU., y más recientemente, con la decisión de duplicar su base monetaria, a Japón. Una de las manifestaciones más claras de este fenómeno -y que sugiere que no estamos frente a una apuesta por una gran recuperación económica en los EE.UU.- es que desde enero del año pasado la fuerte presión compradora sobre los Treasuries a tasa fija dio como resultado que la tasa de los bonos indexados (TIPS) se tornara negativa (mientras las expectativas inflacionarias continúan en torno al 2%-2,5% anual). Por ahora este desarme de posiciones viene sin sobresaltos (ni el índice VIX, ni los diferenciales de tasas corta/larga o Treasuries/Libor, ni la valuación de los bonos emergentes, etc. hablan de una búsqueda de "seguridad"), en tanto las elevadas correlaciones inducidas por la política de la Fed recién están dando unos primeros atisbos de comenzar a ceder. De estar frente a "burbujas especulativas", parecerían estar desinflándose sin generar sustos y desde hace varios meses -en lugar de explotar-. Mañana la seguimos. Ayer el Dow trepó el 0,41% marcando un nuevo récord en 14.673,46 puntos.

Dejá tu comentario