"El ministro de Economía es Macri y eso complica"

Edición Impresa

• EL ECONOMISTA ORLANDO FERRERES ESTIMA UNA CAÍDA DEL PBI ESTE AÑO DEL 0,5%, SIEMPRE QUE NO HAYA UN AJUSTE FORZADO

El exviceministro de Economía Orlando Ferreres apuesta a que la recuperación del nivel de actividad llegará en el segundo semestre, a la vez que pone dudas sobre la facilidad con que el Gobierno logrará colocar toda la deuda que necesita para financiar 2016. Reconoce que hay mucho interés en invertir en el país, pero por ahora todos miran y evalúan. No está muy cómodo con el estilo de gestión de la economía, que obliga al presidente Macri a dirimir continuamente. A continuación, las principales definiciones de Ferreres, quien se manifiesta a favor de arreglar el conflicto con los fondos buitre.

Periodista: ¿Cómo ve la coordinación del equipo económico?

Orlando Ferreres: Me parece un fraccionamiento total del poder, ninguno tiene el poder absoluto. ¿Quién es el ministro de Economía?, tiene que ser Macri, cuando llegan las papas calientes lo tiene que resolver él, pero Macri no es un economista, es ingeniero, un tipo para ordenar las ideas, que vayan para tal y cual dirección, pero después hay que ejecutarlas, así se complica, por eso puso dos coordinadores. Pero cada ministro se ocupa de lo suyo y así se pierde una perspectiva macro. Es un gabinete tipo Dilma, de muchos ministros. Eso es así cuando tenés que distribuir mucho poder, porque tenés poco poder, le das una cosa a uno y otra a otro. Hasta ahora va bien.

P.: ¿Qué le enseñó la experiencia de la gestión pública?

O.F.:
El management es muy distinto que en el sector privado, no puede haber subgerente, subjefe, sos responsable de algo y respondés a alguien; pero en el sector público tenés que estar llamando permanentemente a alguien que tiene referencia a otros y escucha a otros. Uno imparte una instrucción y debe perder tiempo para que se cumpla. Es una conducción más gomosa en el sector público, lo que te exige permanentemente estar haciendo la gestión.

P.: ¿Si hoy tuviera que volver qué haría distinto?

O.F.:
Prefiero el otro esquema porque éste exige de Macri mucha intervención, si no se desarticula, y es lo que pasa; por ejemplo, uno piensa una nueva Ley de Coparticipación sin tener en cuenta otras áreas, le falta conjunto, así debe retroceder, y está bien que lo haga, no se hace problema en retroceder. Pero eso es en los primeros 100 días después si retrocedés cuando pasó un año, no es lo mismo. Te dan un año para aprender, los primeros 100 días no te critican, después a los 6 meses o al año sí, hoy ya hay críticas.

P.: ¿Había alternativa entre shock y gradualismo?

O.F.:
Tenían que ir por gradualismo por el problema de los contratos de dólar futuro. Si no podés devaluar, no podés hacer nada, con haber pasado de $ 9 a $ 15 no recuperaron mucho, y con una inflación del 4,5% mensual en pocos meses tenés lo mismo. La parte del gradualismo es linda los primeros meses porque no hubo shock, hay otro ambiente, no hubo ninguna medida brutal, pero el problema es que cuando pasa un año y no cambiaron las cosas ya no hay tanta expectativa para que te esperen.

P.: ¿Qué le gustaría ver?

O.F.:
La meta fiscal no es mucho esfuerzo para el primer año, no llegan a pagar los gastos corrientes y no cuentan los intereses igual que en la época de Cavallo. Ellos piensan que los intereses de la deuda no son gastos porque consiguen el "roll over", es un pensamiento monetarista; tienen que poner los intereses como gastos para obtener el déficit primario a lo que se suman los vencimientos, eso hoy da un número grande, unos u$s 50.000 millones (incluye deuda en pesos y en dólares para todo este año, más el pago a los buitres). Esto es sólo lo fiscal, sin Banco Central.

P.: Entonces necesitan colocar unos u$s 35.000 millones luego de pagar a buitres; ¿es factible?

O.F.:
Se va a poder, pero cuando empezás a colocar te van a mirar más y mejor. Los primeros u$s 5.000 millones es luna de miel sin mirar al 7% más o menos, pero después revisarán los números. En el exterior hay interés, todos quieren prestarle a la Argentina, pero hasta qué límite. En el mundo consiguen rendimientos del 1% y acá de más del 7% que después de buitres puede ser menos. En Wall Street están esperando para colocar nueva deuda argentina, pero ya el año que viene no quedaremos tan desendeudados.

P.: ¿Qué tan manejable es el ajuste fiscal?

O.F.:
El gasto público consolidado era históricamente el 28% del PBI ahora está en el 53%, no se puede ajustar nada. Esta es la presión fiscal. Esto es complicado porque hay que financiar un 53% del PBI, es sacarle esa magnitud al sector privado para dársela al público.

P.: ¿Qué hace si no puede tocar jubilaciones, planes, ni el empleo?

O.F.:
Por algún lado hay que empezar. Ellos apuestan a financiar el gasto y reducir el déficit de la mano del crecimiento de la economía. Pero digamos que creciendo al 4% anual aproximadamente se tardan 35 años para bajar al nivel del 28% del PBI. Tienen otra visión, más de corto.

P.: Miran las elecciones de 2017.

O.F.:
Me parece que Prat Gay está bien para esta etapa, conciliar todo, ningún shock. Pero hay que tener todo cuantificado, como afecta cada medida, si no vendrán inconvenientes.

P.: ¿Cuánto cae la economía en el primer trimestre?

O.F.:
No hay mucha caída, algo de un 1%, piense que viene de un 2015 donde se creció. La actividad bajó en el primer trimestre porque los salarios no aumentaron y los precios sí, pero la economía no cayó mucho, en abril empezará a recuperar con los nuevos salarios.

P.: ¿Con este dólar se puede exportar?

O.F.:
Sí pueden (a pesar de que el tipo de cambio oficial está lejos del valor de equilibrio), pero empieza a haber un problema de competitividad en las provincias que están lejos de los puertos. El petróleo vale casi el doble que en el exterior, después hay que sumar los impuestos a los combustibles, el IVA, Ingresos Brutos y todos los tributos provinciales y municipales. Los costos de transporte son un problema, pero no el tipo de cambio. Hay que ver qué hacen porque plata para reintegros no hay y no sirve poner un dólar a $ 20 porque enseguida vuelve a $ 15 en términos reales. No se puede encarecer la logística porque se trata de un país muy largo, hoy va todo en camión, hay que organizar el transporte ferroviario en forma distinta, que sea una empresa de transporte no un ferrocarril.

P.: ¿Cómo ve al BCRA?

O.F.:
Bajaron de más las tasas, pero tienen agilidad para mover los instrumentos, son más profesionales, es un equipo profesional bueno.

P.: ¿Por qué no tocaron los encajes, sería menos oneroso?

O.F.:
Tienen pases pasivos y Lebac, nada es gratis, pero tienen la idea de que pueden retribuir liquidez vía Lebac para no tocar encajes día por día como Cavallo en los 80.

P.: ¿Cómo vienen las paritarias?

O.F.:
Bien, un 20% más algo después, pero en total da 30%, del 25% ya se despidió el Gobierno, hoy un 20% y después vemos, porque la inflación de estos meses fue más de lo que esperaban. Además, en abril aumentarán el gas, entre 6 veces y 8 veces, y aunque la industria está más al día para el consumidor será un impacto fuerte, de modo que habrá una inflación de un 4% a 4,5%, y cuando terminen con esto vienen los colectivos, los trenes, etc. Pero cuando hay menos inflación hay menos financiamiento vía el impuesto inflacionario, que la gente no lo siente no se da cuenta.

P.: Hay interés para comprar y colocar bonos argentinos ¿pero hay para inversión productiva por parte de los extranjeros?

O.F.: Sí, hay llamadas y algunos mandatos para comprar empresas, pero aún no se concretan órdenes, pero están averiguando valores, etc., en todos los sectores, campo, industria, energía y servicios. Había caído un poco el interés cuando cayó tanto el petróleo que impacta en varios sectores.

P.: Pero es sólo un cambio de manos.

O.F.:
Es cambio de dueños, pero para reflotar y ponerlas en otro nivel. La industria local está muy desactualizada, estuve viendo muchas fábricas de pymes y grandes empresas, están desactualizadas tecnológicamente. No están muy al día porque con el kirchnerismo cómo iban a invertir si les cambiaban las reglas de juego.

P.: ¿Viene mirando el Mercosur?

O.F.:
Sí, pero el Mercosur ahora es Argentina, para el mundo.

P.: ¿Cómo nos pegará la situación de Brasil?

O.F.:
La crisis va a seguir creciendo, no la pudieron dominar; el comercio bilateral caerá, no tienen para comprarnos; tratarán de vendernos, pero nosotros no podemos comprar, así que se reduce el comercio de ambos.

P.: ¿No nos perjudica para colocar deuda?

O.F.:
Brasil paga 6% hasta 7%, en vez de 3,5% ya está al doble, pero mi impresión es que la Argentina puede estar un poco por debajo de Brasil.

P.: ¿En energía dónde vislumbra oportunidades?

O.F.:
Por ejemplo, en exploración de gas hay mucho para hacer; si la cosa se pone bien pueden invertir u$s 15.000 millones anuales, siempre y cuando el precio del petróleo suba a niveles de u$s 60.

P.: ¿Cambió el tema de las DJAI?

O.F.:
Cambió de nombre, pero no dan autorización en las áreas importantes, te aprueban automáticamente cuando no se produce localmente. Es una especie de régimen "Moreno" automático.

P.: ¿Los empresarios se contuvieron con los precios?

O.F.:
Se controlaron para no aumentar todo de golpe, les pidieron moderación.

Entrevista de Jorge G. Herrera

Dejá tu comentario