El negocio del Balón de Oro

Edición Impresa

Durante el desarrollo del Mundial Brasil 2014 varias fueron las determinaciones que tomó la FIFA que rayaron a veces con lo ridículo e incomprensible, del principio al fin.

A las malas actuaciones de algunos árbitros (como el japonés Nishimura, que benefició a Brasil en el partido inaugural ante Croacia y luego fue premiado al ser nominado como cuarto árbitro el penúltimo partido del Mundial), a la excesiva sanción al uruguayo Luis Suárez al límite de rozar con la violación de los derechos humanos y del trabajador, se sumó la última "perlita": Lionel Messi, galardonado con el Balón de Oro.

Era muy factible pensar antes del comienzo de la Copa del Mundo que el delantero argentino iba a ser el Balón de Oro. Sin embargo, si bien Messi no hizo un mal Mundial, tampoco fue la máxima figura, ni siquiera de la propia Selección nacional. El argentino ganó en la votación por delante del alemán Thomas Müller, campeón con su selección, y del holandés Arjen Robben, semifinalista con Holanda.

Lo más llamativo fue que el propio presidente de la FIFA, Joseph Blatter, quedó un poco sorprendido con la elección. Al ser consultado sobre el asunto en la rueda de prensa que ofreció para dar un balance del torneo respondió: "¿debo ser diplomático o decirle la verdad?".

"Me quedé un poco sorprendido cuando vi a Messi subiendo para recibir el premio de mejor jugador de la competencia", indicó. "Pero si se piensa en el comienzo del torneo, en que Argentina labró su camino a la final, si se ven los goles marcados por Messi en diferentes momentos, fueron goles decisivos", indicó.

Ni siquiera la FIFA tuvo coherencia en el momento de evaluar la labor de Messi en el Mundial pues mal puede recibir el Balón de Oro si no lo ubica en el "Equipo Ideal". Hasta el propio Diego Maradona, si bien defendió a Messi, salió a "castigar" -que poco le cuesta- a los dirigentes de la FIFA.

Sobre el capitán del seleccionado dijo: "Lo vi como que no quería ir a agarrarlo", e inmediatamente agregó que "los marketineros" tomaron una decisión que describió como "injusta", porque para Maradona el mejor fue el colombiano James Rodríguez.

¿Habrá tenido algo que ver Adidas en cuanto a publicidad para que ganara el Balón de Oro que lo entrega la marca de indumentaria deportiva alemana?

En palabras de Maradona: "Los marketineros quieren hacerle ganar algo que no ganó y es injusto".

Sin duda que a la FIFA y a Adidas le sirve que el Balón de Oro quede en manos del mejor jugador del mundo en la actualidad, ya que genera y generará ingresos con su imagen.

Si bien la FIFA se tilda como una federación sin fines de lucro, tiene varios negocios y uno es precisamente con Adidas.

Dejá tu comentario