El nuevo sistema de venta de combustible desata más temores en Venezuela

Edición Impresa

Caracas - Conductores venezolanos hicieron fila ayer en estaciones de servicio de la región fronteriza de Ureña antes de la puesta en marcha de un nuevo sistema de cobro anunciado por el presidente Nicolás Maduro, que generó incertidumbre sobre los precios, los mecanismos de pago y los subsidios asociados.

El mandatario dijo que desde ayer y por 15 días se probará en áreas de frontera un nuevo sistema para cobrar la nafta que funciona como un punto de pago electrónico tradicional, pero con la huella dactilar del comprador y con el llamado "carnet de la patria", un instrumento del Gobierno para la entrega de beneficios.

Maduro resaltó que el país, que tiene el combustible más barato del mundo, pasará entre septiembre y octubre a venderlo a un nuevo "precio internacional" y aplicará un esquema de subsidios para los conductores que posean el carnet, aunque no dio detalles de los valores.

En algunos puntos de la zona fronteriza con Colombia había largas filas de autos que esperaban cargar combustible bajo el mecanismo utilizado hasta ahora, con billetes y no con máquinas de puntos de pago, ante la vigilancia de unidades de la policía y el Ejército.

En Ureña funcionan tres estaciones de servicio a las que llegaron los nuevos dispositivos de pago, pero según la propietaria de una de ellas, los equipos carecían de un código para activarlos.

Algunos expertos calculan que Venezuela, donde hay escasez de alimentos y medicinas, pierde al menos 5.000 millones de dólares anuales por vender nafta a precios fuera de mercado.

"Estamos a la expectativa porque el Gobierno no dio precios, porque solo se oyen versiones de que va a costar 10 bolívares" el litro, equivalente a unos 16 centavos de dólar a la tasa oficial de 61,02 bolívares por dólar, dijo otro comprador.

El actual precio de un litro de nafta equivale a milésimas de dólar, pero además no hay billetes de denominación tan pequeña para pagar tras la reconversión monetaria aplicada el 20 de agosto que eliminó cinco ceros al bolívar. Los compradores suelen llenar sus tanques y dejar el cambio como propina a los despachadores.

Agencia Reuters

Dejá tu comentario