El perdedor: la política

Edición Impresa

En contra de lo que pueda creerse, los televidentes parecerían castigar los dislates de los economistas y charletas financieros, cambiando de canal o apagando el televisor. Si bien en el microclima de los blabletas mediáticos parecería que no hay castigos, la evidencia apunta a que al final las empresas actúan en consecuencia a lo que decide el público, reduciendo la presencia de los gurúes, buscando nuevas caras o apelando a profesionales más serios. Así, en su momento el mercado terminará expulsando la “paja” del “trigo”, lo que habla de un comportamiento racional de parte del público y de los medios... claro que para entonces tendremos otras caras -ver columna del 30 de agosto-, tal vez peores a las previas. Por caso, con el ruido electoral, en octubre y septiembre el número de “apariciones” de economistas creció de 111 por mes a 177, que anecdóticamente parecieran privilegiar más la “forma”/rating que el fondo/conocimientos (i.e. el incremento posiblemente será pasajero). Ayer decíamos que tras las elecciones el comportamiento de los precios en el mercado parecía sugerir que no había “pasado nada”. Pero en el mercado “siempre pasa algo”, aunque como acabamos de ver con los charlatanes financieros, no sea evidente a simple vista. Por lo pronto, fue la elección nacional con la menor participación de votantes desde la vuelta de la democracia en 1983, 71% de la gente habilitada y el número más bajo de votantes desde 2013: 24,4 millones; por primera vez desde 2009 quienes decidieron no votar fueron “el partido más votado”, con casi 10 M de personas; desde que en 2015 la gente de cambiemos participa a nivel nacional, que no recibe tan pocos votos (9.8 M ahora frente a los 13 M de 2015) y desde la legislativa 2017 que no le sucede lo mismo al actual oficialismo (7.9 M frente a los 4.9 M de entonces). Ergo, los próximos dos años tenemos un estado con menor apoyo popular en décadas, con todos los riesgos que esto entraña. Seguimos mañana. Así, con el blue trepando 0,5% a $200,50, la tasa de riesgo 1,31% a 1705 puntos, el S&P Merval cediendo 3,57% a 89.674,14 puntos y los ADR bajando 3,38% en promedio, hay cierta sensación que podría haber llegado el momento de empezar a pagar la euforia electoralista. El operado en acciones, $1974 millones partidos en 12 alzas, 3 sin cambio y 51 bajas, es el mínimo desde el 4 de este mes, en tanto en CeDeAr se hicieron $2460 M, mínimo desde el 15 de octubre.

Dejá tu comentario