El prejuicio racial como tema del terror

Edición Impresa

El film es una especie de comedia negra espeluznante, que parte de la premisa del clásico “¿Sabes quién viene a cenar”, que protagonizó Sidney Poitier en los años 60.

"Huye!" empieza un poco cómicamente, al estilo de la clásica fábula antirracista "¿Sabes quién viene a cenar?", y avanza hacia climas progresivamente más oscuros que combinan "Raíces" con "The Stepford Wives", superando cualquier fantasía contra la intolerancia imaginada por Rod Serling en su serie "Dimensión Desconocida".

Hay una linda parejita de jóvenes que van de visita a la casa de la familia de ella. A él le preocupa que su novia no le haya contado a sus padres que es negro, algo que en Alabama aun hoy podría ser un problema. Pero ella le asegura que sus padres son cualquier cosa menos racistas; de hecho, en la majestuosa mansión típicamente sureña, el joven encuentra que su futuro suegro es un ferviente militante de Obama. Pero hay otros detalles, entre curiosos y perturbadores, como el extraño rictus de los empleados afroamericanos, o la insistencia de la madre de su novia, una psiquiatra, por hipnotizarlo.

La llegada de otros amigos de la familia de la novia empieza a volver más preocupante la situación del pobre novio, que en un punto percibe que está metido en una auténtica trampa infernal. El director y guionista Jordan Peele logra una excelente opera prima con una historia original y conducida con un excelente pulso narrativo, mucho humor negro y, sobre todo, con más cerebro que gore, aunque ambos elementos explotan al unísono en el final. Ningún fan del cine fantástico debería huirle a esta película.





"Huye!" ("Get Out", EE.UU., 2017). Dir.: J. Peele. Int.: D. Kaluuya, A. Williams, B. Whitford.

Dejá tu comentario