El turismo y la gripe A

Edición Impresa

El avance de la gripe A y las medidas que se han tomado al respecto tendrán serias consecuencias tanto en lo social como en lo económico. El sector turístico será, obviamente, uno de los más afectados. Ya se está percibiendo en la cancelación de reservas para los centros de esquí, especialmente por parte de los turistas de Brasil, que representan una parte importante del negocio invernal, alrededor del 30% del total.

También hay una caída del turismo receptivo en general ante las noticias que muestran a la Argentina como uno de los países más afectados por el virus. Esto se suma a la menor actividad que se vivió en los últimos meses por el impacto de la crisis financiera mundial. Pero lo que más preocupa en el sector es el mal manejo que se ha hecho de la situación por parte de los funcionarios que trataron el tema. Si se tuviera que definir con una palabra la sensación de los operadores locales, la que mejor definiría el momento es incertidumbre.

Un hecho puede describir esta situación. Cuando el Gobierno de Brasil aconsejó a sus ciudadanos no viajar a la Argentina no se difundió correctamente la información. La recomendación era sólo para los grupos de riesgo y no como trascendió la información, afirmando que la medida era para todos los turistas de ese país. A esto se sumó que la ex ministra Graciela Ocaña comentó en su momento que veía razonable la posición del Gobierno de Brasil, algo que agravó el problema.

Lo real es que por las medidas tomadas, el sector del turismo deberá enfrentar una situación delicada en los próximos meses.

Dejá tu comentario