El vaivén de YPF en el discurso de Kicillof

Edición Impresa

Las palabras del ministro de Economía, Axel Kicillof, les imprimieron ayer una excesiva volatilidad a las acciones en el after market de Wall Street. El funcionario confirmó lentamente la falta de un acuerdo en la audiencia que había mantenido hasta hace unas pocas horas con los fondos buitre ante el mediador Daniel Pollack, en Nueva York, pero ya entrada la mitad de su exposición dejó abierta la posibilidad a que existiera un acuerdo entre bancos privados y los holdouts.

Los inversores que compran y venden acciones después del cierre del mercado, en un servicio nocturno de la Bolsa estadounidense, dejaron reflejados sus sentimientos en el minuto a minuto de las transacciones. El papel de YPF en el NASDAQ, que se había desplomado hasta un 7% en el after market no bien la calificadora de riesgo Standard & Poor's bajó la nota de la deuda en moneda extranjera a default selectivo (SD), se recuperó apenas anunció la conferencia de Kicillof por la expectativa de un anuncio favorable, hasta quedar sólo un 0,15% abajo minutos antes de la conferencia. Fue el punto de partida desde el cual las acciones de la petrolera estatal empezaron a marcar el pulso de sus palabras.

Un primer indicio auspicioso fue el tiempo verbal que usó el funcionario para referirse a las conversaciones con los holdouts. "Se está negociando", expresó. Pero enseguida, la hostilidad del discurso empezó a hacer presumir que el ministro se encaminaba lentamente a dar por descartada la solución del conflicto. La primera insinuación del pesimismo quedó reflejada a las 19.08, con una caída del 1% en la acción de YPF. La decepción se prolongó y se convirtió en un desplome que llegó al 12% y que sólo retrocedió cuando trascendió un acuerdo entre bancos y buitres.

Dejá tu comentario