El volumen no quiso apuntalar la suba

Edición Impresa

Una suba del 0,91% para el Promedio Industrial que cerró en 12.043,56 puntos y un más interesante 1,33% para el Nasdaq, fue el resultado de la primera jornada bursátil de la semana. En alguna otra época hubiéramos dicho que esto era un buen augurio para lo que tocaba der acá al viernes, pero en los tiempos que corren es más que claro que no significa nada; sobre todo si tenemos en cuenta que el volumen operado fue pobre (los 835 millones de papeles negociados en el NYSE colocaron la jornada entre las de menor volumen del año). Si queremos vincular lo ocurrido con el tema favorito de los comentaristas, esto es la crisis griega, el ejercicio es sencillo. La suba de precios evidenciaría la confianza del mercado en que hoy el Parlamento helénico aprobara el plan de ajustes que su primer ministro acordó con el FMI y la Unión Europea, mientras la caída del volumen evidenciaría la prudencia de un mercado que no está dispuesto jugar fuerte a ningún resultado. Sin datos relevantes en el frente macroeconómico. Resulta muy tentador quedarnos sólo con la apreciación anterior. Cuando apuntamos la lupa a lo que sucedió entre los distintos sectores vemos que los 10 grupos en que se divide tradicionalmente al mercado quedaron ganadores y que cinco de ellos con subas de más del 1%. Por la mañana los papeles financieros lideraron la suba y hacia la tarde los tecnológicos se colocaron al frente del pelotón ganando un 1,4%. Lo curioso es que nada de esto se puede vincular de manera directa con alguna novedad puntual, lo que podría sugerir un ajuste general del mercado a un escenario más auspicioso que el que venimos teniendo. El problema es que como ya mencionamos el volumen no convalidó esta idea, lo que abre la puerta a que lo visto fuese una sobrerreacción de parte de los pocos actores que hubo y probablemente hasta pasado el feriado del lunes el volumen siga generando más dudas que certezas.

Dejá tu comentario