Empresarios apoyan reapertura de canje y critican a buitres

Edición Impresa

«Creo que las declaraciones de Lorenzino son una muy buena muestra de pragmatismo y de responsabilidad». Lo dijo ayer Luis Betnaza, director del Grupo Techint y vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) en un coffee break de la Conferencia Industrial. Sin embargo, la frase podría ser suscripta por cualquiera de los empresarios y dirigentes que colmaban ayer los salones del Sofitel Los Cardales.

El adelanto de Ámbito Financiero de ayer, respecto de abrir una instancia de negociación con los holdouts, y que fuera confirmada por el ministro de Economía, respecto de reabrir el canje y apelar el fallo del juez Thomas Griesa, fue muy bien recibida por los participantes de este encuentro empresarial que puso el acento en la relación con Brasil.

Horas antes, los principales dirigentes de la UIA barajaron la posibilidad de emitir un comunicado apoyando la gestión oficial y criticando la decisión del magistrado neoyorquino. Las declaraciones de Lorenzino llegaron antes de que se pudieran poner de acuerdo en el texto del documento.

Sucede que el default técnico es una de las peores pesadillas para los empresarios, que ya ven muy acotada la posibilidad de acceder al crédito internacional.

«Las empresas no sólo tomamos créditos para financiar inversiones. También necesitamos créditos comerciales para financiar operaciones de comercio exterior», le explicó a este diario José Ignacio de Mendiguren, titular de la UIA. «Los fondos buitre están esperando que la Argentina declare el default para darse vuelta y reclamarle a las aseguradoras el pago de sus bonos defaulteados, los CDR», agregó. El dirigente coincidió también con la postura oficial de que el fallo de Griesa, de aplicarse, cerraría cualquier posibilidad de reestructurar deudas. «Es un fallo muy controvertido», aseguró.

Otra preocupación que campeó por los pasillos del resort fue la ley que regula el Mercado de Valores y el artículo -introducido por el diputado Roberto Feletti- que permite la intervención oficial de empresas cotizantes sin recurrir a la Justicia. «Se van a empezar a deslistar (dejar de cotizar en Bolsa) muchas de las que hoy cotizan», le dijo a este diario el senador radical Ernesto Sanz, que -acompañado por su correligionario Jesús Rodríguez- fue uno de los pocos políticos opositores que se vieron en la conferencia.

Dejá tu comentario