Empresas estatales hunden al chavismo

Edición Impresa

Caracas - La ineficiencia de las empresas estatales venezolanas, que aumentaron sus plantas de empleados y dismimuyeron su productividad, profundiza la escasez en un país que busca ir hacia un modelo socialista, coinciden especialistas.

La productividad per cápita de la principal empresa del país, la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), cayó a un tercio, en un reflejo de como a medida que Hugo Chávez, fallecido en 2013, asentó su proyecto socialista -prolongado por Nicolás Maduro- la nómina de trabajadores públicos creció pese a los números rojos.

En 1999 PDVSA tenía casi 51.000 empleados y una producción diaria de 63 barriles por empleado. Quince años después empleaba 140.000 personas que producían 20 barriles diarios cada uno. La petrolera, que maneja las mayores reservas de crudo del mundo, acumulaba una deuda con proveedores que en 2013 llegó a U$S 21.400 millones.

Otro ejemplo está en la Siderúrgica del Orinoco (Sidor), la acería más grande de América Latina y que seis años después de haber sido expropiada al grupo argentino Techint por orden Chávez, redujo su producción a solamente una tercera parte, afirma José Luis Hernández, presidente del Sindicato de Trabajadores de la Industria Siderúrgica (Sutiss).

Los resultados adversos se repiten en otras áreas. Tras diez años de ocupaciones de fincas en medio de reivindicaciones de campesinos pobres, el Gobierno venezolano intervino casi siete millones de hectáreas de tierras agrícolas para producir y abastecer de alimentos al mercado venezolano y exportar los excedentes. Sin embargo el alza de las importaciones de alimentos -cuadruplicadas a 7.490 millones de dólares entre 2005 y 2008- evidencia las fallas en la etapa más intensa de las ocupaciones de predios.

Anabella Abadi, economista en ODH Grupo Consultor, explica que "las políticas del Gobierno en 15 años estuvieron orientadas hacia el 'Socialismo del Siglo XXI'" con elementos como "avanzar hacia la hegemonía política del partido oficialista, rechazar la propiedad privada, y contar con una planificación central que le dé el control de la economía". Estas características, señala, "resaltan porque son iguales a las del socialismo del siglo XX".

Aún cuando Venezuela atraviesa una crisis económica con una inflación anual de 60%, escasez de uno de cada cuatro bienes básicos, y una sequía de divisas que causó deudas multimillonarias del Gobierno con sectores privados, el Ejecutivo venezolano insiste en el modelo.

Luis Vicente León, titular de la consultora Datanálisis, comentó que las expropiaciones se utilizaron por tres razones: "por factores ideológicos, como castigo político, y por el interés en algún negocio". Descartó que los funcionarios sean todos ineficientes y señaló que las fallas están en la base del modelo y la falta de incentivos. "La ineficiencia no es de quienes manejan las empresas, sino del modelo".

Agencia AFP

Dejá tu comentario