24 de marzo 2017 - 00:00

Enemigo interno: el agresor de Londres era un británico no vigilado por inteligencia

El lobo solitario tenía antecedentes de delitos menores y pese a haber estado un tiempo bajo escrutinio por su radicalización, no figuraba entre los 3.000 potenciales terroristas seguidos por los servicios secretos.

HOMENAJE. Cientos de londinenses rindieron ayer tributo a las víctimas del atentado con una vigilia en la céntrica plaza de Trafalgar, a pocos minutos del lugar donde fueron asesinadas tres personas.
HOMENAJE. Cientos de londinenses rindieron ayer tributo a las víctimas del atentado con una vigilia en la céntrica plaza de Trafalgar, a pocos minutos del lugar donde fueron asesinadas tres personas.
Londres - El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó ayer el atentado de Londres cometido por Khalid Masood, británico de 52 años, condenado en el pasado por delitos comunes y que durante un tiempo estuvo bajo vigilancia por su radicalización.

Masood era un "lobo solitario" británico de Birmingham, la ciudad más grande de Inglaterra que se considera un centro de terrorismo islámico en Reino Unido.

El atacante, un profesor de inglés converso al islam nacido en Kent, tenía vínculos con el extremismo islámico y por eso había terminado en los "radares" del MI5, aunque no en el elenco de los 3.000 potenciales terroristas mantenidos bajo control de los servicios de contraespionaje.

"Masood no era actualmente objeto de investigación y no había inteligencia previa sobre su intención de cometer un ataque terrorista", dijo la Policía Metropolitana.

Su prontuario con antecedentes penales es extenso: de hecho, había sido condenado por posesión de armas, lesiones agravadas y disturbios del orden público, pero nunca por terrorismo. La primera condena se remonta a 1983, por lesiones, y la última es de 2003, por poseer un cuchillo.

Un pequeño criminal, por lo tanto, que en un cierto momento hizo un "salto de calidad", indicaron los investigadores.

"El autor del ataque frente al Parlamento británico en Londres es un soldado del EI" y su acción respondió al llamamiento a atacar "a los países de la coalición" internacional antiyihadista, indicó Amaq, la agencia de propaganda del Estado Islámico.

Ocho personas fueron detenidas entre la noche del miércoles y ayer en Birmingham y en Londres, en el marco de una redada que se extendió a Brighton (sur) y Carmarthenshire, un condado en el sur de Gales. Todos permanecían en custodia a última hora de ayer "bajo la sospecha de preparar actos terroristas", dijo la Policía en un comunicado.

El número de víctimas fatales fue ayer corregido a tres (un policía, un turista estadounidense y una profesora española) y anoche ascendió a cuatro al fallecer uno de los heridos (un hombre de 75 años). Otras 28 personas, de las 40 originales, permanecían internadas, una de ellas en grave estado debatiéndose entre la vida y la muerte.

Masood, en tanto, fue abatido a la entrada del Parlamento por las fuerzas de seguridad.

El auto Hyundai que el autor del atentado usó para herir y matar a peatones en el puente de Westminster fue alquilado en un establecimiento Enterprise de Solihull, en las afueras de Birmingham, dijo la empresa en un comunicado.

El del miércoles fue el atentado más mortífero en Reino Unido desde los ataques suicidas del 7 de julio de 2005 en Londres, que dejaron 56 muertos, incluidos los cuatro kamikazes.

Cientos de personas se reunieron al oscurecer en la céntrica plaza de Trafalgar para rendir homenaje a las víctimas encendiendo velas y entre medidas de seguridad visiblemente reforzadas, con la prohibición de acceso al perímetro de vehículos pesados.

En tanto, las fuerzas de seguridad belgas detuvieron ayer a un conductor, de origen francés tunecino, por circular a "gran velocidad" por la principal arteria comercial de Amberes (norte) con armas y un cuchillo en el baúl.

Agencias AFP, ANSA, EFE,

DPA y Reuters

Dejá tu comentario