Escuchas: ex ministro otra vez indagado por Oyarbide

Edición Impresa

La Justicia volvió a citar a indagatoria al ex ministro de Educación de Mauricio Macri, Mariano Narodowski, quien contrató en su área al espía Ciro James, detenido por presuntamente integrar una asociación ilícita que realizaba pinchaduras de teléfonos. Los casos de Sergio Burstein y el cuñado del jefe de Gobierno provocaron el procesamiento de Macri, por presuntamente consentir la instalación de una matriz de espionaje dentro de su administración.

Esta vez, Narodowski deberá explicar decenas de llamados con James a través de un teléfono celular asignado a su nombre por el Gobierno porteño, mientras estaba a cargo de la cartera educativa.

Por ahora, es apenas una de las sorpresas que tuvo el juzgado de Norberto Oyarbide como resultado del entrecruzamiento de cerca de un millón de comunicaciones que mantuvo el espía desde sus teléfonos celulares durante alrededor de dos años.

El celular en cuestión había sido retirado por el secretario privado de Narodowski y quedó registrado a su nombre. Cuando renunció al cargo de ministro, lo devolvió y actualmente está en uso en el mismo ministerio.

Habrá que ver si el martes a la mañana, cuando debe comparecer ante Oyarbide, Narodowski admite que usaba ese celular, con el cual se detectaron sesenta comunicaciones con James en el período que va desde febrero de 2008 -un mes antes que el espía fuera contratado como abogado del ministerio- hasta marzo de 2009. Durante ese tiempo, además, James viajaba a la provincia de Misiones, donde un juzgado le permitía incorporar números de teléfonos -que quería escuchar- a causas con las cuales los espiados nada tenían que ver.

Desde ese mismo teléfono de uso oficial del Gobierno porteño se hicieron llamados a Macri, Horacio Rodríguez Larreta y al ministro de Seguridad y Justicia, Guillermo Montenegro. Llamó la atención, sin embargo, que las comunicaciones con James se hicieran casi siempre por la noche, alrededor de las 22.

El espía supuestamente realizaba tareas de asesor letrado para Educación aún con poca experiencia en la materia, ya que su título, expedido por la Universidad de Morón, es de 2006. Cobraba $ 6.000 mensuales por esa presunta labor, mientras intentaba ingresar a la Policía Metropolitana. Por cierto ya hay testimonios que dan cuenta de que James venía haciendo tareas para la fuerza, aunque en los papeles no había ingresado.

El ex titular de Educación se encontraba ayer fuera del país cuando sus abogados le dieron la noticia de que debe presentarse nuevamente para ser indagado. En principio, allegados al ministro creen que ese teléfono era algo así como de uso comunitario, que lo «usaban varias personas», pero no pudieron precisar ese destino. De ser así, la declaración del ex funcionario podría complicar a otros empleados del ministerio que hasta el momento no han participado de la ronda de testimoniales.

La situación judicial de Narodowski es la «falta de mérito», y puede ser revisada por el juez de acuerdo con lo que estime tras su indagatoria. Por esa misma situación, el ex funcionario se negó a concurrir a la comisión investigadora especial del caso escuchas en la Legislatura porteña.

Oyarbide había procesado al ex funcionario porteño, pero la Cámara Federal revocó esa medida, por eso el juez luego dictó la falta de mérito, que ahora le permitirá, si lo considera, reabrir su situación y, eventualmente, volver al procesamiento. Aquella decisión pareció desvincular el área de Educación de la actividad que hacía en verdad James y quedó, en cambio, más complicado el propio Macri, ya que otro ministro, Montenegro, fue sobreseído.

Del área educativa también es complicada la situación de la ex jefa de Gabinete de Narodowski, Roxana Barroso, quien se negó a hablar durante la indagatoria, pero ya hay varios testigos que dan cuenta de reuniones de la ex funcionaria con James, y ayer otro empleado del área reforzó esa vinculación en la comisión especial investigadora de la Legislatura (ver nota aparte).

Por otra parte, hoy debe concurrir al juzgado el legislador porteño Diego Kravetz, citado por su denuncia sobre la compra de aparatos por parte de la Metropolitana, en forma secreta y que supuestamente podrían utilizarse para hacer escuchas, aunque eso ya fue desmentido por el titular de la fuerza, Eugenio Burzaco.

Dejá tu comentario