Evo juró su tercer mandato y prometió “volver al Pacífico”

Edición Impresa

  La Paz - El presidente de Bolivia, Evo Morales, comenzó ayer su tercer mandato consecutivo hasta 2020 y su décimo año de Gobierno con la promesa de que un día su país volverá al océano Pacífico con "soberanía". Respaldado en un importante apoyo popular, renovó además el compromiso de reducir la pobreza, impulsar reformas a la Justicia e intensificar la industrialización.

"Nuestra demanda está bien encaminada. Por historia, por justicia y por derecho, un día vamos a volver al océano Pacífico con soberanía", sostuvo Morales durante su discurso ante el Congreso, donde juró con el puño izquierdo en alto "por el pueblo boliviano y por la igualdad de todos los seres humanos" desempeñar el cargo para el cual fue reelecto en octubre con un 61% de los sufragios.

En presencia de los presidentes de Brasil, Dilma Rousseff; Venezuela, Nicolás Maduro; Ecuador, Rafael Correa; Paraguay, Horacio Cartes; Costa Rica, Luis Guillermo Solís; y Trinidad y Tobago, Anthony Carmona; y del vicepresidente argentino, Amado Boudou, el mandatario destacó la demanda marítima presentada por su país ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Bolivia solicitó en 2013 a la CIJ un fallo que obligue a Chile a negociar su reclamo de una restitución del acceso soberano al mar perdido en una guerra en 1879 y que le costó 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de superficie. Santiago rechaza la demanda boliviana y su Gobierno, encabezado por Michelle Bachelet, objetó la competencia del tribunal para tratar este tema.

Morales destacó que la demanda fue encaminada "con solidez y consistencia" frente "a la dilación" chilena.

Bachelet envió al presidente de la Corte Suprema de Justicia, Sergio Muñoz, para representarla en la ceremonia en La Paz que culminó con la entonación del "Himno al mar", una marcha militar sobre el reclamo marítimo boliviano.

Además de recordar la reivindicación marítima, en su discurso de evaluación-apertura ante la Asamblea Legislativa Morales resumió en una frase sus dos anteriores períodos: "En corto tiempo abandonamos el Estado colonial, mendigo, limosnero y ahora tenemos un Estado digno, que sólo se puede conseguir con la unidad".

Bolivia posee uno de los mayores índices de crecimiento de América Latina y una proyección de desarrollo del 5,9% para este año, además de unas reservas netas de 15.000 millones de dólares, según datos oficiales.

El mandatario recibió de manos del presidente del Congreso, Álvaro García Linera, a su vez vicepresidente de Bolivia, las insignias patrias: un medallón y la banda presidencial, que lleva desde 2010 junto al escudo nacional y una bandera whipala, símbolo de los indígenas y campesinos en el poder.

Morales, que asumió por primera vez la presidencia en enero de 2006, será en octubre el mandatario con más años continuos en el poder en la historia de Bolivia, cuando rebase los nueve años y diez meses del militar Andrés de Santa Cruz (1829-1839).

La investidura del mandatario estuvo salpicada ayer por una polémica por la vestimenta que eligió el miércoles para la típica ceremonia indígena de la que suele participar antes de iniciar un nuevo período de gobierno. En vez del sencillo jersey rayado que usaba desde 2006, optó por un costoso traje de inspiración precolombina rematado con un pectoral de oro y valorado en unos 4.000 dólares, veinte veces el salario básico de Bolivia.

Agencias EFE, AFP y DPA

Dejá tu comentario