Ex rugbiers “expertos” y contratos directos en la AGP

Edición Impresa

La Administración General de Puertos (AGP) -organismo descentralizado del Ministerio de Transporte- acelera los tiempos para licitar, el mes que viene, la concesión de las dos empresas que operarán en Puerto Nuevo, en reemplazo de las tres actuales.

El medio para llegar a este fin está justificado: la opinión de dos expertos contratados para asesorar a la AGP con experiencia marítima, logística y en transporte, pero sin trayectoria en terminales de contenedores o en administraciones portuarias, a lo que se le suma la contratación directa de una consultora española para poner en valor al puerto y así llamar a licitación.

La resolución 129 de la AGP, firmada por su interventor, Gonzalo Mórtola, el 16 de diciembre último, aprueba la contratación directa de la española Indra para la "estructuración, promoción y concurso de las terminales de contenedores del Puerto Buenos Aires". Por esta tarea, Indra cobrará US$ 772.483, por un trabajo que le insumirá 8 meses. El trabajo lo realizará la consultora ALG, que pertenece a Indra. TRADE consultó a Mórtola y a otros funcionarios de la AGP para conocer el motivo de optar por una contratación directa en lugar de una licitación pública nacional y/o internacional. Mórtola aseguró que "ALG es la número 1 del mundo" en la materia y que existe consenso en lo que denomina Puerto 1.0, es decir, la versión preliminar del nuevo puerto que fue presentada "a todos los gremios, operadores portuarios y navieras", ronda de consultas que seguirá. Desde la AGP argumentaron que se optó por la contratación directa "por una cuestión de tiempos administrativos" y porque "no hay un sustituto conveniente en la Argentina" que esté a la altura de la tarea de valorizar el puerto y de realizar la mejor "ecuación económica" de equilibrio entre lo que vale el puerto, lo que se pretende cobrar y lo que se puede pedir de inversiones.

"De todas las opciones, la diferencia también es que (Indra) tiene CUIT en la Argentina". El texto de la resolución dice que puede optarse por este recurso administrativo "cuando aquellos a quienes se encomiende la prestación sean los únicos que puedan llevarla a cabo".

Según la resolución, el aval a Indra está dado por "el informe de los expertos en materia portuaria Martín A. Hagelstrom y Ernesto Laborde". Fuentes del mercado y los propios currículum de ambos descartan cualquier experiencia en puertos, aunque sí en agencias y logística: Hagelstrom (de 60 años) trabajó como comercial marítimo en ELMA, AMI y Fletamar entre 1979 y 1996; Laborde (55) fue gerente comercial de Maersk entre 1995 y 2000, y luego estuvo 6 años en México en una empresa de transporte terrestre de la naviera, y en otras empresas de logística. Ambos son ex rugbiers: Hagelstrom jugó y fue entrenador del CASI; Laborde jugó en Pucará y entrenó en Alumni. En rugby, al menos, no son contemporáneos del Newman de Mórtola

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario