Expolicía tomó a una familia de rehén

Edición Impresa

Un expolicía que estaba bajo arresto domiciliario, acusado del abuso sexual de una niña, violó ese beneficio, ingresó a una vivienda del departamento mendocino de San Martín y mantuvo durante casi seis horas como rehenes a ocho integrantes de una familia, tres de ellos menores de edad, hasta que se entregó ante los efectivos que rodeaban el lugar.

El ministro de Seguridad de Mendoza, Carlos Aranda, dijo que el episodio finalizó con los rehenes ilesos y que el expolicía quedó detenido a disposición judicial. Se trata de Rodolfo Heraldo Jofré, de 45 años, quien se desempeñaba en la Comisaría 13ª del departamento de San Martín y está acusado de abusar sexualmente de una niña de 9 años.

Al atrincherarse en la vivienda, el expolicía reclamaba la presencia de una mujer, que sería su expareja y la madre de la niña supuestamente abusada.

El hecho se inició cerca de las 6 de ayer, cuando el expolicía ingresó a una vivienda ubicada en la Ruta 50 y calle Suárez, del barrio Nuestra Señora de Fátima, del departamento de San Martín, a unos 30 kilómetros de la capital mendocina. Según los voceros, Jofré llevaba un arma blanca y un revólver calibre 22 y, además, ingresó a la casa con combustible. Durante la toma de rehenes, el expolicía aseguró a los mediadores y a las autoridades que la denuncia por abuso que pesa en su contra "es falsa" y que "él es inocente", según explicó el ministro Aranda. Desde hace un año y medio, desde que se radicó la denuncia por abuso sexual, Jofré está en situación pasiva en la fuerza, añadieron fuentes de la pesquisa.

Dejá tu comentario