Fallido debut de Rusconi no impide que De Vido afronte juicio mañana

Edición Impresa

Abogado de Lagomarsino en causa Nisman asumió representación del actual diputado y deberá ponerse al día en sólo 72 horas. Letrado había sido propuesto por el Gobierno como fiscal de Casación, pero frenó su pliego.

Mañana, a las 9.30, Julio De Vido deberá sentarse como acusado en el segundo juicio por la tragedia de Once, cuyo desarrollo se centrará en su rol al frente del Ministerio de Planificación Federal y por la ausencia de controles a la concesionaria ferroviaria TBA. El debut de sus nuevos abogados, Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiro cosechó un primer revés para su defensa: el Tribunal Oral Federal N°4 rechazó de plano aplazar el inicio del debate oral ante el argumento de que asumieron a 72 horas del inicio del juicio.

El miércoles pasado, Adrián Maloneay, Julio Virgolini y Mariano Silvestroni renunciaron a defenderlo a De Vido en todas las causas en las que el exfuncionario está imputado. En el portazo, denunciaron que la defensa "no ha tenido la oportunidad de contar con un proceso regular y respetuoso de los derechos que asisten a cualquier ciudadano" y que el juicio "tiene por objetivo sólo la condena de Julio De Vido". El de ayer se suma a la catarata de rechazos y complicaciones judiciales que llegaron desde tribunales para el exministro. Como anticipó ayer Ámbito Financiero, el fiscal de Cámara Germán Moldes sostuvo la apelación de Carlos Stornelli para que se proceda al desafuero de De Vido y se avance en su detención pese a que el juez Luis Rodríguez fijó fecha para una indagatoria. Stornelli es la segunda vez que se queja de la decisión del magistrado, que tuvo eco en la Sala II de la Cámara Federal que ordenó al magistrado volver a considerar los argumentos de la fiscalía. Así dispuso la indagatoria, pero Stornelli insistió ahora con el desafuero para la detención. Si la Cámara lo avala, el juez deberá solicitar a Diputados que dé curso al procedimiento, lo que puede volver a sumir a De Vido en una crisis política que fue obturada ante la ausencia del número para el oficialismo y sus aliados que pugnaban por su expulsión de la Cámara.

"Por recibido, agréguese, y a la postergación de la fecha de inicio de la audiencia de debate realizada por los Dres. Rusconi y Palmieri NO HA LUGAR, sin perjuicio de destacar que el tribunal garantizará el debido ejercicio de la defensa en juicio", respondieron los jueces con subrayado y error en el nombre del abogado, incluido. De esta forma, la fecha fijada desde un comienzo para el inicio del juicio se mantuvo inamovible, tal como fue la decisión de Pablo Bertuzzi, Néstor Costabel y María Gabriela López Iñíguez con quienes De Vido ya arrancó con el pie izquierdo. Le rechazaron todo lo que solicitó y aceleraron los plazos para poder comenzar mañana con el proceso oral.

Rusconi y Palmeiro integran la defensa del informático Diego Lagomarsino en el marco de la causa por la muerte del fiscal Nisman y hasta hace poco fueron defensores del detenido empresario Lázaro Báez, cuyos intentos fallidos de prisión domiciliaria motivaron su salida como abogados en la causa por lavado de dinero. Hábil y de perfil alto, Rusconi fue titular de la Unidad Fiscal de Investigación de Delitos Tributarios y Contrabando (Ufitco), pero dio un portazo en 2001 aduciendo falta de recursos para investigar. Luego asumió la defensa del expresidente Carlos Menem en el caso por el que resultó condenado por el contrabando de armas a Ecuador y Croacia. Profesor universitario de reconocida trayectoria, también asistió a Nicolás Ciccone en los inicios de la causa que -por estos días- también deberá entrar en la etapa de audiencias del juicio oral por el levantamiento de la quiebra de la imprenta de papel moneda en la que está acusado el exvicepresidente Amado Boudou. Resultó ternado para ocupar la Fiscalía de Investigaciones Administrativas , pero Cristina de Kirchner eligió a Sergio Rodríguez para ese cargo. Fugazmente, dejó la defensa de Lagomarsino el año pasado para asumir como fiscal ante la Cámara Federal de Casación Penal, a propuesta del Gobierno de Cambiemos. Pero por motivos que no trascendieron, el Ejecutivo nunca giró su pliego al Senado en reemplazo de Alejandro Alagia, quien había sido nominado por el Gobierno K.

Dejá tu comentario