Forzados, más gobernadores mejoran el 25%

Edición Impresa

Pese a los intentos de más de la mitad de los gobernadores de imponer subas anuales en tres cuotas de no más del 25%, la presión gremial -redoblada tras la devaluación- fuerza ya a nuevos Ejecutivos a destrabar aumentos a docentes y estatales por encima de ese pretendido tope.

Por caso, en Catamarca, la mandataria justicialista Lucía Corpacci propuso a los maestros locales un incremento del 28%, y en dos cuotas, que sin embargo fue rechazado.

Previamente, la Asociación de Trabajadores de la Educación de Catamarca -que lleva adelante su segunda semana consecutiva de paro- había descartado también un aumento del 25%, en pos de alzas de entre el 30% y el 45%.

Por su parte, en Córdoba, el peronista crítico José Manuel de la Sota mejoró su oferta inicial a los docentes (28%) y ofreció un aumento del 31,6% en dos tramos, retroactivo a febrero, que lleva el haber mínimo a $ 5.500.

En sintonía, en Santa Fe, el Gobierno del socialista Antonio Bonfatti propuso ayer a los estatales un alza de entre el 26% y el 30% en dos etapas y una suma fija de $ 1.650, en la antesala del encuentro paritario de hoy con los maestros.

Los que picaron en punta en esta materia esta semana fueron -tal como informó ya este diario- el puntano Claudio Poggi (30% en tres cuotas) y la santiagueña Claudia Ledesma de Zamora (25%, en una cuota). En las últimas horas, el peronista Poggi defendió su estrategia. "Decidimos dar un 30% para no perderle pisada al proceso inflacionario", afirmó.

No obstante, otros gobernadores sí apostaron a ofertar subas del 25% o menores, con resultado negativo (como el 22,7% anual en cuatro tramos del mendocino Francisco Pérez, que será mejorado en las próximas horas).

Ese escenario derivó ya en anuncios formales de huelga en el retorno a clases el miércoles, como en Río Negro (reaccionó UNTER frente al 20% de Alberto Weretilneck).

El 10 de febrero, ministros y subsecretarios de Economía de 15 provincias mantuvieron un encuentro en Buenos Aires para consensuar pautas comunes para hacer frente a la embestida de los gremios. En una suerte de "blindaje", apostaron a poner un techo a los reclamos con suba de hasta el 25% escalonado anual. Pero la aspiración tambalea frente a reclamos sindicales de más del 35%, con exigencias de reapertura de la discusión en junio.

Por lo pronto, los ministros tienen agendado un nuevo encuentro el miércoles en la porteña Casa de Salta para monitorear el avance de las paritarias.

Dejá tu comentario