Francisco recibe a cura antiminería

Edición Impresa

  La Rioja - El párroco de la ciudad riojana de Famatina, Omar Quinteros, consagrado como uno de los referentes de la lucha contra la megaminería en la provincia, será recibido el 18 de febrero próximo por el papa Francisco en el Vaticano.

Quinteros, que mantuvo tres cruzadas contra la actividad minera, adelantó que le entregará al pontífice una cruz metálica con el relieve del cerro Famatina con el lema "El agua vale más que el oro", que fue realizada por un artesano local y por vecinos que se animaron a intervenir en la obra.

La reunión entre Francisco y Quinteros tiene lógica. En su época de cardenal, Jorge Bergoglio fue uno de los primeros en apoyar la lucha que dieron los asambleístas de Entre Ríos que rechazaban la instalación en Uruguay de la fábrica de celulosa UPM (ex Botnia).

En noviembre pasado, el Vaticano pidió informes sobre el conflicto por la ex Botnia al obispo de la localidad uruguaya de Salto, Pablo Galimberti, con el objetivo de reunir información sobre el asunto, lo que dio a entender en su momento una futura intervención de la Santa Sede en el conflicto.

"Le vamos a entregar al Papa este símbolo que nos une y hermana en la fe y la defensa de la vida", señaló el sacerdote, que además dijo que le llevará a Francisco un informe "detallado" de su pastoral como párroco de Famatina.

Las cruzadas iniciadas por Quinteros contra la megaminería le generaron un fuerte enfrentamiento con el gobernador riojano, el kirchnerista Luis Beder Herrera, que buscó de diversas maneras removerlo de su cargo.

Sin embargo, los deseos de Beder Herrera quedaron lejos de cumplirse tras la asunción, como obispo local, de monseñor Marcelo Colombo, que ratificó su apoyo al sacerdote.

En concreto, las acciones en Famatina -a 230 kilómetros de la capital provincial- consistieron en mantener, durante tres años, el corte de tránsito para los camiones de las empresas mineras en Alto Carrizal, cerro arriba, desde donde se avisa al pueblo el avance de los mineros.

Quinteros explicó que el próximo 18 de febrero, la audiencia pública con el Papa consistirá en un "saludo muy breve de mano, un pedido de bendición", en la que aprovechará para entregarle la cruz metálica y el informe sobre su trabajo como párroco de Famatina.

Dejá tu comentario