29 de octubre 2012 - 00:00

Fue una “torre” suiza

Del Potro mostró un nivel superlativo en Basilea y lo pudo cristalizar ante Federer. Así, el tandilense, que en la semana ya había garantizado su plaza en el Masters londinense, sumó su cuarto título en 2012.
Del Potro mostró un nivel superlativo en Basilea y lo pudo cristalizar ante Federer. Así, el tandilense, que en la semana ya había garantizado su plaza en el Masters londinense, sumó su cuarto título en 2012.
Juan Martín del Potro logró una de las victorias más importantes de su carrera al batir a Roger Federer para conquistar el torneo de Basilea, la ciudad natal del suizo. Campeón la semana pasada en Viena, el tandilense se impuso por 6-4, 6-7 (7) y 7-6 (3) en dos horas y 43 minutos de batalla. «Éste es un gran momento para mí, un sueño», dijo «Delpo», que había vencido a Federer en la final del US Open 2009 y en el Masters de Londres de aquel año. Y añadió: «Es un honor estar en la cancha con Roger, que es el mejor jugador de todos los tiempos».

De este modo, Del Potro cortó una racha de seis derrotas consecutivas ante Federer -todas este año- y despejó las dudas acerca de sus molestias en la muñeca izquierda, que le impidieron jugar el segundo single en las semifinales de Copa Davis que Argentina perdió en Parque Roca ante la República Checa. El número siete del mundo jugará desde mañana el Masters 1000 de París-Bercy antes de viajar a Londres para la disputa del Masters de fin de temporada, que se abre el 5 de noviembre. El último encuentro entre Del Potro y Federer había sido histórico, un 19-17 en el tercer set a favor del suizo por las semifinales de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 en Wimbledon.

El suizo tuvo la oportunidad tras reaccionar ganando muy ajustadamente el segundo set en tie break y disponer de tres break points en un tercer juego del set final que se extendió por diez minutos. Pero Del Potro fue más sólido y se llevó así su decimotercer título.

El tandilense lidera las estadísticas en los torneos bajo techo con un 17-1 este año. «Fue un partido muy duro, Roger me hizo las cosas difíciles. Me concentré mucho en luchar y en mi juego defensivo, así como en conservar mi servicio», explicó el flamante campeón. Y admitió: «Me sentí un tanto afortunado en el tie break del tercer set, (pero) jugué realmente un muy buen par-tido, y Roger también jugó bien. Tenía que concentrar-me en quebrarle el servicio».

Por último, el pupilo de Franco Davín subrayó: «Ahora quiero celebrar esta victoria y recuperarme un poco. Me encantaría ganar también los próximos dos torneos (por París-Bercy y el ATP World Tour Finals».

Dejá tu comentario