G. Carbó, hoy en casting de fiscales para unidad AMIA

Edición Impresa

 La procuradora general, Alejandra Gils Carbó, recibió ayer a los empleados de la Unidad Fiscal de Investigación del atentado a la AMIA, que conducía Alberto Nisman. Les garantizó la continuidad del organismo y de los puestos de trabajo y les ofreció agentes de custodia en aquellos casos que así lo requieran.

Esa reunión fue la antesala del encuentro que hoy la procuradora desarrollará con representantes de las entidades de la comunidad judía a fin de integrar la unidad fiscal que conducía Nisman. Se estima que para este jueves podrían conocerse los nombres de los fiscales que la integrarán. Se calcula que serán cuatro funcionarios de larga experiencia.

Desde el Gobierno ya ha partido la recomendación de evitar designaciones de fiscales cercanos a la procuradora. El clima actual de esa dependencia no toleraría guerras judiciales por la legitimación de sus titulares tal como sucede en los expedientes que tramitan en Comodoro Py.

Actualmente la fiscalía de la causa AMIA está dirigida por Alberto Gentili que es el fiscal que solía reemplazar a Nisman en las firmas cuando éste partía al extranjero.

El encuentro de ayer se realizó en la sede de la Procuración, donde la jefa de los fiscales reconoció que la muerte de Nisman "no sólo conmueve en un plano personal sino también institucional" y remarcó que debe servir "para repensar desde allí la Justicia de hoy".

Fue el primer pronunciamiento de Gils Carbó ante integrantes del ministerio público fiscal. La procuradora ha sido duramente cuestionada por fiscales críticos a su conducción por su silencio apenas se conoció la noticia de la muerte del fiscal del caso AMIA.

"El motivo de esta visita es traerles tranquilidad en medio del dolor que nos causa la muerte de Nisman, que nos conmueve no sólo en un plano personal y afectivo sino también institucional", sostuvo Gils Carbó durante el encuentro.

Luego, señaló que la Unidad cuenta con todo el respaldo del organismo para seguir con la tarea y garantizó la continuidad de los puestos de trabajo. En dicha oficina se desempeñan más de 40 personas que tienen dedicación exclusiva al caso AMIA.

Antes de que Gils Carbó fuera elegida procuradora general, Nisman fue uno de los candidatos más firmes para reemplazar a Esteban Righi cuando éste fue eyectado de su cargo tras el inicio de la causa Ciccone.

El fiscal había logrado el apoyo de los servicios de inteligencia así como también de representaciones de peso en el círculo diplomático. Finalmente se impuso la candidata del secretario de Legal y Técnica Carlos Zannini.

"Que su muerte aparezca tan cercana a su actividad como fiscal, la transforma en un hecho histórico, con gran impacto político y social, que debe incorporarse a nuestra memoria para repensar desde allí la Justicia de hoy", agregó.

La Procuración será el centro hoy de diversas conversaciones cuando se

desarrollen encuentros con representantes de las organizaciones 18J, Memoria Activa, DAIA - AMIA y APEMIA. La segunda de las organizaciones fue siempre la más cercana al kirchnerismo y la que en los últimos días había tomado distancia del fiscal cuando éste dictaminó contra Cristina de Kirchner.


En tanto, el pasado viernes, la jefa de los fiscales se había comunicado con la fiscal Viviana Fein para poner a su disposición "todos los recursos" del organismo para cooperar en la investigación que busca determinar las causas de la muerte de Nisman, así como también le había ofrecido "reforzar su custodia personal".

En aquel diálogo, Gils Carbó también le había brindado a Fein la posibilidad de que ella misma seleccione "personal adicional" a su equipo de trabajo para que le "preste asistencia" en la investigación.

Dejá tu comentario