Ganancias: por alto costo preparan cambios a proyecto

Edición Impresa

• Suba del mínimo no imponible cuesta $ 3.000 millones.
• ¿Habrá otro decreto presidencial?

Aunque en el Gobierno esperan hablar del tema cuando Cristina de Kirchner regrese de Estados Unidos, las modificaciones al Impuesto a las Ganancias ya están siendo analizadas en detalle. Estiman que aún cuando no es la propuesta con cambios más fuertes, el proyecto que circula del diputado Héctor Recalde con la suba del Mínimo no Imponible produciría al Estado un costo fiscal cercano a los $ 3.000 millones. Para evitarlo, se trabaja ya en un proyecto alternativo que incluye cambios, pero menos fuertes. Incluso, aseguraron fuentes oficiales a este diario, las modificaciones podrían salir por decreto.

Esta semana le tocará a la AFIP realizar un análisis exhaustivo de las consecuencias que tendría en las arcas fiscales la modificación de un impuesto que ha sido en los últimos años, uno de los pilares de la recaudación. Allí se estima que los cambios alternativos que presentaría la misma Presidente, al menos compensaría la caída de la recaudación que generará subir los mínimos no imponibles para el pago de ganancias, con un alza más importante en otros segmentos, como los sueldos más altos o las rentas financieras.

Basados en la inflación que impactó en los salarios y las demoras en una actualización de los parámetros en los que se rige, la versión que hoy se conoce para modificar este impuesto prevé llevar los mínimos no imponibles a $ 5.550 para trabajadores solteros y a $ 6.846 para los casados con dos hijos. Hoy son de $ 4.015 y $ 5.554 respectivamente. Esto, sumado a que también se ampliarían los montos deducibles, generaría para los empleados un aumento en el dinero en mano que cobran todos los meses de hasta el 3%. El efecto alcanzaría a cerca de un millón de trabajadores que están cubiertos por este régimen. En parte esa pérdida de recaudación sería compensada en una porción por una suba de la alícuota del 35% al 40% para los mayores sueldos.

Desde la AFIP aseguran que de implementarse modificaciones, no serían inmediatos ya que debería haber un cambio integral del presupuesto. La AFIP tiene una meta de recaudación para este año cercana a los $ 352.000 millones, y aunque los ingresos tributarios del primer trimestre están por encima de los proyectados, recaudar cerca de $ 3.000 millones menos, preocupa. Igualmente, aquí también jugará la retroactividad que se plantee en el proyecto. Esto podría también traer aún más complicaciones por el hecho de que muchos empleados habrían pagado ganancias en meses anteriores que ya no corresponderían, y por lo tanto debería devolvérsele el aporte.

Apoyo

La vicepresidenta del Consejo Profesional de Ciencias Económicas, Flavia Melzi, explicó a Ámbito Financiero que en líneas generales este organismo apoya los cambios de los que se está hablando. Sobre todo, dijo, hay una equiparación entre los empleados independientes con los que se encuentran bajo relación de dependencia, un tema que el Consejo viene reclamando hace más de tres años. Está dado porque se establecería una equiparación en la deducción especial, fijándola en $ 50.000 para ambos casos. También los nuevos ajustes, explicó, permitirán volver a deducir a los familiares a cargo de los empleados, por ejemplo padres con jubilación mínima, o el servicio doméstico.

«La crítica que hacemos es que se habla de la gravabilidad de las rentas financieras», sentenció Melzi. Ésta será, seguramente, una de las trabas más importantes que tenga el proyecto al momento de ser discutido. También la implementación de una alícuota especial que gravará los dividendos distribuidos por las empresas. Se impondría una tasa del 35% sobre la ganancia empresaria no distribuida y una vez otorgada como dividendos, se le aplicaría un 5% extra a esas utilidades. Los especialistas aseguran que esto podría tener un alto impacto en las decisiones de inversión.

Dejá tu comentario