12 de octubre 2009 - 00:00

Gobierno busca crédito para obras

Diego Bossio
Diego Bossio
No sólo el sector privado aprovecha la liquidez excedente que hoy presentan los bancos locales. También el Gobierno buscará financiamiento en las próximas semanas, tanto en pesos como en dólares, para llevar adelante obra pública. En un momento en que la ANSES prácticamente se retiró del mercado para financiar exclusivamente a la Tesorería, se ofrecerán dos fideicomisos para ser colocados mayoritariamente en bancos.

Uno de ellos es el segundo tramo del Sisvial, destinado a financiar la construcción de rutas, calles, accesos a hospitales y escuelas. En la primera etapa -que se lanzó en junio, tres semanas antes de las elecciones- se colocaron $ 1.500 millones y la mayor parte la compró la ANSES, a cargo de Diego Bossio. Los bancos sólo adquirieron el 10%. Pero con un organismo público que se quedó con mucha menos disponibilidad para este tipo de emisiones, la decisión fue reducir sustancialmente lo que se buscará en es-ta segunda parte. Serán sólo $ 300 millones y se apunta a que los bancos compren, por lo menos, la mitad. De ser posible, los organizadores procurarán reunir la totalidad de los fondos acudiendo directamente a la liquidez bancaria.

Nación Fideicomisos es el que nuevamente llevará adelante la operación. Para adaptarse mejor al fondeo que tienen los bancos, habrá una mayor colocación de un bono en pesos a tasa Badlar a sólo dos años de plazo y un segundo bono a siete años, pero que será mucho más chico en comparación con el primer tramo.

Para que se lance el segundo tramo del Sisvial es necesario primero que el Banco Central apruebe una norma que suaviza el peso de incorporar títulos públicos en el balance de las entidades, algo que ya hizo en la primera fase de la transacción. Se espera que ese visto bueno llegue en estos días, tras casi dos semanas en las que el directorio del BCRA funcionó a «media máquina» por la reunión del FMI en Estambul.

El segundo fideicomiso que saldrá en breve es el segundo tramo del denominado MTB, para financiar la instalación de las plantas de energía de ciclo combinado Timbúes y Campana. En este caso, quien lleva adelante la transacción es Banco de Valores, junto a Nación Fideicomisos y el BICE. El primer tramo había sido por u$s 300 millones, pero de ese total u$s 250 millones los puso la ANSES y sólo u$s 50 millones fueron aportados por los bancos.

Este nuevo tramo tendrá como objetivo completar el proyecto y que ambas usinas (instaladas por la alemana Siemens) funcionen a plena capacidad. El monto será muy inferior y se ubicaría entre u$s 100 y u$s 150 millones. El Gobierno recurrirá mayoritariamente a los fondos de los bancos.

La ventaja es que las entidades tienen una enorme liquidez excedente, tanto en pesos como en dólares. Hoy los plazos fijos en moneda extranjera del sector privado superan los u$s 10.000 millones y la capacidad de colocación de esos fondos excede largamente la escasa demanda, sobre todo por el derrumbe del comercio exterior. Este gran excedente de fondos permitió en los últimos meses que las tasas para la colocación de fideicomisos se derrumbaran desde un 25% anual en pesos a menos del 13%, mientras que los rendimientos de fideicomisos en dólares pasaron del 12% anual en dólares a menos del 7%.

En cuanto a la ANSES, según las presentaciones realizadas en el Congreso, el 4,96% del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) estaba invertido en el rubro denominado Proyectos Productivos o Infraestructura. En total, este renglón suma $ 3.181 millones. Pero el destino de los fondos es muy diverso y en muchos casos no queda claro que efectivamente correspondan al fomento de actividades productivas.

Dejá tu comentario