Gobierno de EE.UU. prevé “rápidas señales de actividad”

Edición Impresa

Washington - «El paquete de estímulo aprobado por el Congreso marcará diferencias en el corto y en el largo plazo, porque estamos invirtiendo en seguro médico, educación y reconstrucción de caminos, puentes y diques de este país», aseguró ayer David Axelrod, el estratega político de Barack Obama. Durante una entrevista con la cadena Fox News, agregó que el paquete de estímulo fue aprobado en el momento justo porque «la recesión está tomando ímpetu, si no hacíamos algo dramático para quebrarla, podía ser catastrófico».
El hombre al que muchos señalan como el arquitecto de la victoria de Obama en las presidenciales de noviembre último se mostró «muy contento» con la luz verde parlamentaria al paquete de u$s 787.000 millones. El Gobierno quiere utilizar el dinero para poner en marcha un masivo plan de obras públicas, con el cual espera poder contener el índice de desempleo, actualmente en el 7,6%. También activará un programa de recortes impositivos para «el 95%» de las familias estadounidenses de clase media, según Obama.
«Creo que habrá señales de actividad muy rápido», afirmó Axelrod, apuntando en particular hacia los grandes movimientos de equipos y mano de obra que supondrán las obras públicas. Sin embargo, advirtió: «Tomará tiempo hasta que eso se refleje en las estadísticas. El presidente ya dijo que es probable que las cosas se pongan peor antes de que mejoren», recordó.
De todas maneras, el asesor buscó enmarcar las expectativas que creó Obama con sus constantes promesas de «crear o salvar» entre tres y cuatro millones de puestos de trabajo con la puesta en marcha del plan: «Ese número es una buena estimación», indicó. «Vamos a darle una chance al paquete de recuperación más ambicioso de la historia de este país», pidió.
No obstante, la aprobación parlamentaria del programa de estímulo económico fue considerada por el senador John McCain, el rival republicano en las presidenciales, como «un mal comienzo» para el prometido bipartidismo que quería activar Obama. «Esta ley no es bipartidista. No es lo que le prometimos al pueblo estadounidense, lo que el presidente Obama prometió, que nos sentaríamos juntos a dialogar», dijo en una entrevista con la cadena CNN. (ver pág. 19)
El legislador por Arizona aseguró que «casi todas las propuestas» presentadas por los republicanos quedaron descartadas en el texto final de la ley. Además, «es increíblemente cara, tiene cientos de miles de millones de dólares para proyectos que no resultarán en empleos», completó.
Por su parte, Obama, quien calificó la aprobación legislativa del plan económico como «un hito mayor en nuestra senda hacia la recuperación», pasó el fin de semana junto a su familia en Chicago. Según deslizó la Casa Blanca, el presidente tiene pensado firmar la ley para la reactivación económica mañana durante un acto en Denver, Colorado.
El presidente parece dispuesto ahora a viajar más por el resto del país para movilizar el respaldo de la ciudadanía a sus planes mientras Estados Unidos se encuentra en la peor crisis económica desde la Gran Depresión hace 80 años. El miércoles seguirá avanzando con la presentación de sus iniciativas para paliar el impacto de la crisis económica. En Phoenix, Arizona, difundirá detalles del plan de alivio para los estadounidenses que corren el riesgo de perder sus casas por atrasos en sus préstamos hipotecarios. Volvería a Washington el miércoles por la noche y al día siguiente saldría para su primer viaje internacional como presidente de Estados Unidos con destino Ottawa, donde se entrevistará con el primer ministro de Canadá, Stephen Harper.
Agencias ANSA y EFE

Dejá tu comentario