Grecia muestra otra carta y paraliza a la Unión Europea

Edición Impresa

  Bruselas - El nuevo Gobierno de Grecia desesperó ayer al resto de los miembros de la Unión Europea (UE) en las negociaciones para ampliar las sanciones contra Rusia por su rol en el conflicto en Ucrania, obligándolos a modificar el texto de resolución y frenando la aplicación de nuevas medidas económicas contra Moscú.

Mientras que los 28 países de la UE acordaron fijar nuevas prohibiciones de viaje y la congelación de bienes de separatistas del este ucraniano, además de extender hasta septiembre las sanciones que expiraban en marzo, no hubo un acuerdo en establecer nuevas sanciones contra el Gobierno ruso. Por la intervención de Atenas, encomendaron en cambio a la Comisión Europea (CE, órgano ejecutivo de la UE) y al Servicio Europeo de Acción Exterior realizar más trabajos preparatorios sobre cualquier "acción apropiada" enfocada a "garantizar una implementación rápida y global de los acuerdos de Minsk", llamados a detener el conflicto armado entre el Gobierno de Kiev y los rebeldes prorrusos.

"Europa debe promover Minsk con el diálogo con Rusia y no con sanciones. Se retuvo la vía del diálogo", celebró el ministro griego de Relaciones Exteriores, Nikos Kotzias, tras el encuentro en Bruselas. Antes, había advertido en un comunicado: "Cualquiera que piense que en el nombre de la deuda Grecia renunciará a su soberanía y a su participación activa en la política europea se está equivocando", esto en referencia a que el borrador de la reunión ya contenía sanciones contra los rusos que no contaban con el beneplácito de Atenas, pues se había redactado antes de que asuma el Gobierno.

Ayer finalmente el enfrentamiento de posturas fue palpable. Si bien Grecia no bloqueó el consenso (las disposiciones deben ser votadas de forma unánime), el texto de conclusiones tuvo que ser modificado. En él se dejó de hacer referencia a "nuevas sanciones" y se optó por "medidas apropiadas", un circunloquio necesario para consensuar las 28 posiciones.

El estudio de nuevas sanciones económicas sectoriales contra Rusia fue el aspecto "más controvertido", reconoció el canciller español, José Manuel García-Margallo. Hubo una "discusión bizantina" en la que Grecia "respetó la lógica aristotélica", en referencia a que ese país se alineó con sus socios europeos en lo referente a la posición ante Rusia, explicó.

Fuentes diplomáticas apuntaron que otras delegaciones, como la británica, amenazaron con no dar su apoyo al texto si no era lo suficientemente firme ante el Gobierno de Vladímir Putin, por el que el primer ministro griego, Alexis Tsipras, siente "una preocupante simpatía", de acuerdo con fuentes diplomáticas europeas. Ayer, en medio de la tensión generada por la postura griega ante Moscú, el Kremlin se dijo dispuesto a ofrecer financiamiento al Gobierno de Syriza. El ministro de Finanzas ruso, Anton Siluanov, afirmó que Grecia aún no avanzó en ninguna solicitud, pero "si lo hiciera, lo tomaríamos seguramente en consideración".

El trasfondo de todo esto es la discusión que Tsipras espera presentar por negociación de la deuda griega, la cual ya adelantó, en los términos actuales es "imposible pagar". Por eso planteará hoy al presidente del Eurogrupo (formado por los ministros de Finanzas de la UE, el Banco Central Europeo y su propia dirección), Jeroen Dijsselbloem, sus propuestas sobre una conferencia internacional de la deuda y sobre una quita parcial de ésta. La idea es alcanzar una solución que golpee lo menos posible a los contribuyentes europeos y en la que "el Banco Central Europeo debe desempeñar un papel importante", adelantaron desde el Ministerio griego de Finanzas.

En su reunión de ayer con el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, Tsipras insistió con un "new deal" (nuevo pacto) europeo que contemple las medidas necesarias para que la deuda griega sea viable: una quita parcial, una moratoria y vincular el pago al crecimiento.

Schulz, por su parte, destacó que "en Europa se teme que Grecia pueda tomar medidas unilaterales", lo que, dijo, "no es correcto", y recalcó que es muy importante que quede claro que Atenas "busca soluciones de mutuo acuerdo con los socios".

Agencias Reuters, AFP, EFE y DPA

Dejá tu comentario