Gremios amenazan con protestas si no hay mejoras en Ganancias

Edición Impresa

Bancarios pararían en siete días. Los seguirían varios sindicatos que cerraron paritarias por debajo del 25%

Varios sindicatos en teoría cercanos a la CGT de Hugo Moyano, encabezados por La Bancaria, amenazan con romper lanzas y comenzar la semana próxima con planes de lucha si desde el Gobierno no se anuncia el demorado decreto de suba del mínimo no imponible de Ganancias para los trabajadores en relación de dependencia. Se trata de sindicatos que cerraron sus paritarias en los primeros turnos de este año, y que tuvieron incrementos salariales del 25% como máximo. Estos gremios se sintieron en «off side» luego de comenzar a conocerse incrementos superiores al 30%, pero decidieron no realizar reclamos de reapertura de sus paritarias, ante la promesa del titular de la CGT de una segura mejora en Ganancias. Moyano incluso habría afirmado a comienzos de junio que la decisión de Cristina de Kirchner estaba tomada y que sólo se estaba estudiando el momento oportuno para hacer el anuncio (las demoras se debían a que varios medios periodísticos anticiparon la medida).

El titular de la CGT, además de la promesa, dio el ejemplo al anunciar un acuerdo de aumento salarial en su propio gremio del 24%. Así mostró a sus pares que también está esperando la suba del mínimo no imponible, que colocaría el aumento real de los sueldos de sus afiliados por encima del 30% en comparación con 2009.

Sin embargo, luego, las semanas pasaron y los gremios que culminaron sus paritarias antes de junio veían cómo otros sindicatos continuaban cerrando sus negociaciones con incrementos mayores que el 30%. Hubo un primer momento de irritación, cuando el gremio de trabajadores de la Alimentación, que conduce Rodolfo Daer, presentó su acuerdo con alzas promedio del 35%. Recientemente, varios gremios como Luz y Fuerza, plásticos, petroleros, gas y metalúrgicos, todos con incrementos menores que el 25%, amenazaron con pedir la reapertura de las paritarias, pero fueron frenados por Moyano ante la seguridad de la mejora de Ganancias.

Otra noticia complicó la situación. Fue el anuncio del cierre de las negociaciones de los gastronómicos, conducidos por Luis Barrionuevo, con subas de más del 35%. Ante el logro del titular de la central rebelde Celeste y Blanca, recrudeció la incomodidad de los popes gremiales y comenzaron a circular amenazas de planes de lucha.

Los bancarios realizaron ayer una segunda jornada de protestas, pero preparan para el jueves 15 un día completo de paro y movilizaciones si no hay anuncios en Ganancias. El gremio bancario cuenta, en parte, con los niveles salariales más importantes, y en su mayoría están alcanzados por el Impuesto a las Ganancias. La misma situación se repetiría entre los camioneros, trabajadores petroleros, telefónicos, gas, electricidad, aguas, seguros, autopartistas, metalúrgicos y empleados de las terminales automotrices, entre otros. En algunas compañías, incluso, los representantes gremiales ya pidieron turno ante las patronales para discutir pagos extra antes de fin de año para cubrir los efectos inflacionarios en los salarios, si no hay recomposiciones. Las protestas también están dentro de la conducción de las empresas. En general, las compañías descuentan que la decisión presidencial se conocerá en algún momento y en algunos casos muchas ya están preparadas para realizar las modificaciones fiscales que exigiría la AFIP. La queja de los privados apunta a que a medida que pasan los meses, aumenta la necesidad de contar con dinero para realizar la devolución correspondiente al retroactivo a enero.

Dejá tu comentario