Gremios paralizan hoy Bs.As. con múltiples medidas de fuerza

Edición Impresa

Corte local ratificó potestad de gobierno de Scioli de dictar conciliación obligatoria

TM Buenos Aires - En medio de una dura escalada de protestas por la falta de acuerdo salarial -con la huelga docente de 48 horas que arrancó ayer y el diagrama de paros estatales que se inicia hoy-, la Suprema Corte de Justicia bonaerense ratificó la potestad del Gobierno de Daniel Scioli de dictar una conciliación obligatoria, que permite congelar medidas de fuerza -por hasta 20 días- (también las sanciones) para continuar las negociaciones.

La competencia del Ministerio de Trabajo provincial en el marco de conflictos colectivos de estatales había sido cuestionada en los tribunales en marzo de 2009 por ATE, que ahora recibió este revés -junto con el resto de los gremios- en plena embestida contra el Ejecutivo ante el fracaso de las paritarias.

Ayer, en el entorno del mandatario insistieron en que no descartan aplicar esa herramienta para frenar los paros y abrir así un compás de espera de 15 días -extensible por otras 5 jornadas- para continuar con las negociaciones, aunque siempre en función de un hoy improbable auxilio financiero nacional.

Pero esa medida -de ser necesario- sería tomada recién entre el viernes y el lunes próximo, para enfrentar las nuevas medidas de fuerza que se ciernen sobre la semana entrante.

Desde la óptica oficial, con el fallo del alto tribunal si es dictada la conciliación obligatoria y los gremios de todas formas van a la huelga pasarán a manejarse en un marco de ilegalidad, que podría derivar en sanciones económicas y -desde el Ministerio de Trabajo nacional- hasta en la suspensión o pérdida de la personería jurídica.

Según la sentencia del lunes y que trascendió ayer, "el tránsito obligatorio del procedimiento no resulta violatorio del derecho de huelga garantizado en el art. 14 bis de la Constitución nacional, en tanto establecido en procura de la "paz social", no conmina a las partes a que arriben a un acuerdo, pues la obligatoriedad consiste en participar en la gestión y no en arribar a una conciliación".

En paralelo, cerca del Ejecutivo reconocieron ayer como "muy probable" la inminente liquidación de los sueldos de febrero con el último aumento ofertado por el Ejecutivo, pese a la falta de acuerdo. El escenario fue monitoreado ayer por Scioli desde la mañana, cuando se reunió con el ministro de Trabajo, Oscar Cuartango, y con la directora General de Cultura y Educación, Nora de Lucía.

La delicada postal se da en medio de la creciente tensión política entre Scioli y la Casa Rosada, ante las aspiraciones presidenciales del mandatario.

Ello derivó en el freno a la tradicional asistencia financiera nacional extra para solventar subas salariales.

El pasado lunes, los maestros rechazaron la nueva oferta del 18,6% en dos tramos, y una suba similar fue descartada por los estatales. La previsible falta de entendimiento -exigen un aumento del 30%, pero el Gobierno alegó que la oferta fue mejor que la nacional, tanto en monto como en plazos- disparó una escalada de medidas de fuerza que golpea a la administración pública y a servicios clave.

La estocada se dio además en medio de nuevos cruces entre el Gobierno provincial y los gremios. "No sé si hay connotaciones políticas extrañas, pero algunos dirigentes gremiales parece que buscan más un posicionamiento político personal que resolver los problemas de sus representados", dijo el Jefe de Gabinete, Alberto Pérez. "No hay voluntad política de resolver el conflicto", contraatacó el titular de Suteba, Roberto Baradel.

Por de pronto, el mayoritario Frente Gremial comenzó ayer una nueva huelga de 48 horas -ya vació las aulas durante otros cuatro días desde el inicio del ciclo lectivo el 25 de febrero- e iniciará hoy una movilización que llegará mañana a la Gobernación, mientras que la moyanista Udocba hizo lo propio con otra huelga de 48 horas desde ayer.

"Es una tragedia que no haya clases", se lamentó ayer Cuartango, respecto de una embestida que castiga la pretensión de arribar a los 190 días de clase. "Habría que pensar si no hay formas alternativas de protesta que no perjudiquen a los chicos", sugirió el arzobispo de La Plata, Héctor Aguer.

En el plano de los estatales, en sintonía, ATE activará hoy un paro de 48 horas que incluirá cortes mañana en los accesos a la Ciudad de Buenos Aires, mientras que UPCN -gremio de buena sintonía con el Gobierno provincial- concretará hoy una huelga de 24 horas, que tendrá su réplica en Fegeppba el próximo viernes.

En tanto, los trabajadores de la Salud de los 77 hospitales de la provincia agrupados en Cicop votaron ayer un duro plan de lucha de seis semanas que se iniciará con un paro de 24 horas mañana y continuará con huelgas de 48 horas durante las tres semanas siguientes, para luego ir in crescendo. Mientras tanto, los judiciales avanzan con asambleas para definir también medidas de fuerza.

Dejá tu comentario